Rendirse nunca, lucha por tus sueños

Tenía preparadas otras entradas para estas fechas, incluso una dedicada a mi septiembre, el mes en el que vine a este mundo y en el que cada año renuevo las ganas de seguir disfrutando de mi vida. Aún así he empezado esta entrada sobre no rendirme y seguir luchando por mis sueños, sobre todo para seguir soñando porque para que algo se haga realidad, primero hay que soñar.

Sueña en Grande!A veces no sabemos lo que queremos, muchas mas veces de lo que pensamos, solemos saber y reconocer aquellas cosas que no nos gustan, que queremos fuera de nuestra vida, pero no cuales son nuestros sueños, nuestros imprescindibles de vida. Los sueños son esos pensamientos e ilusiones que tenemos y que, de alguna u otra forma, se han ido construyendo poco a poco a lo largo de nuestra vida, incluso desde nuestra infancia. Recordarlos nos hace felices, y si ya los hemos cumplido todavía más. Pero ¿qué pasa con esos sueños que siguen allí esperando y que por una razón u otra no se han podido cumplir? Son realmente importantes? y lo más importante, ¿están anclados en la realidad? o ¿se han convertido en fuente de desilusión?

Es imprescindible, cada cierto tiempo dedicar un tiempo a la reflexión, como siempre digo a mirar mi ombligo y ver donde estoy, independientemente de la respuesta, aceptar donde estoy y apreciar también quien soy y lo que tengo. Es un momento para no lamentarme por los sueños que no he sido capaz de cumplir y en su lugar, a partir lo que tengo, de donde estoy re-inventar mis sueños para que me lleven donde quiero estar. En realidad estoy muy feliz porque he cumplido gran parte de mis sueños y cada día se consolidan más, solo que necesito un empujón en voz alta para continuar soñando y no tirar la toalla cuando el camino es más difícil de lo pensado inicialmente.

Para mirar el ombligo :MeditarPara mirar mi ombligo nada mejor que la meditación, desconectar del ruido, a veces nuestros propios paradigmas y miedos tienen el control de nuestra vida de forma inconsciente. Con la meditación podremos saber cuales sueños de esos que aún están pendientes, tienen realmente importancia y los que no necesitamos (también tenemos “sueños distracción” que nos alejan o apartan de los realmente importantes porque al alcanzarlos no sentimos una real satisfacción y no suelen ser fáciles de detectar). De esta forma podemos tener las cosas más claras y tener noción de quién somos y lo que queremos hacer. Así que me levantaré un poco antes cada día para meditar. (para empezar a meditar solo necesitas 5 minutos, concentrarte en respirar manteniendo la espalda recta y elevarte por encima de tus pensamientos, del ruido, relájate y disfruta…)

Los obstáculos que se atraviesan en el camino de los sueños no siempre son salvables fácilmente, al menos no de la forma que pensábamos inicialmente, porque nuestra mente nos limita partiendo de nuestros propios miedos y paradigmas. Cuando esto ocurre, perdemos la esperanza, nos negamos ver alternativas y los damos por perdidos, lo que nos genera una gran frustración. Sentirme frustrada es algo que no quiero en mi vida, por eso no me rendiré y agotaré todos los medios conocidos y por conocer para alcanzar esos sueños ya anclados en la realidad que son indispensables en mi vida. Lo imposible a veces no es mas que dejar de intentarlo, como he dicho mas de una vez, no hay imposibles solo que tardarán un poco mas. Para inyectarme positivismo, he vuelto al gimnasio después de mucho tiempo, además empezaré a practicar un poco de Yoga al despertarme de forma que mi cuerpo y mi mente se encuentre mejor preparado para  afrontar mis retos.

Los sueños son mis metas, mi positivismo, mi ilusión mis ganas, mi perseverancia, mi voluntad son el transporte que me llevará por el camino y por supuesto la realidad, mi realidad actual, el punto de partida. Para saber que el camino es el correcto solo hay que sentirse bien, pasar horas moviéndote hacia el sueño disfrutando del viaje por más dificultoso que parezca. Si dejo de evaluar lo que estoy haciendo, si tiene sentido o no, es cuando empiezo a conseguir esos sueños que parecían imposibles.

Se Puede, siempre que creas que puedes!

Se Puede, siempre que creas que puedes!

Lo único imposible, es alcanzar algo sin moverte del sitio del estado actual. Si lo puedo soñar, lo puedo hacer tal y como dijo W. Disney. No me daré por vencida nunca, tengo que recordar que los sueños difíciles son los que merecen la pena, los retos son los que llenan de significado mis días. El grado de motivación y de esfuerzo va en aumento hasta que las expectativas de éxito alcanzan el 50%; a partir de aquí comienza a decrecer a medida que la probabilidad de éxito sigue aumentando. Cuando el objetivo se percibe como virtualmente seguro, no hay ninguna motivación ni ninguna respuesta.

Así que no dejaré de soñar, de soñar a lo grande, de emprender nuevos viajes desde mi realidad actual, porque no renunciaré a mis sueños! Mi mama suele llamarme “guerrera” y justamente hoy mas que nunca me siento así porque no dejare de luchar para alcanzar lo que quiero, NEVER GIVE UP!

“Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir” Disney, Walt

Anuncios

Una excusa para entrenar mi Voluntad

Hoy es día de hacer labores domesticas, poner lavadoras, recoger la casa, limpiar, planchar, organizar. Se que es importante hacerlo y sobre todo porque otro día no tendré el tiempo para ello, pero aún así no encuentro la motivación ni la fuerza para empezar, y me quedo mirando al vacío sin hacer nada en absoluto. A muchos nos pasa esto, aunque no sea con las tareas del hogar, puede ser al intentar estudiar algún tema aburrido, con algo del trabajo o incluso cuando suena el despertador y hay que salir de la cama.

Sin fuerza para empezarEn la mayoría de los casos y esto lo se por experiencia propia, lo difícil es arrancar, parece que tenemos por delante una escalera al infinito que nunca terminará. Pero resulta que a medida que empezamos esa desgana va desapareciendo, todo empieza a fluir y parece más fácil, peldaño a peldaño. Una vez en marcha, las ganas de seguir adelante surgen a menudo por sí solas, al ver que se avanza, el propio progreso es la motivación. Bueno en teoría parece bien fácil, pero ¿cómo se puede romper esa inercia inicial?, de hecho aquí estoy escribiendo este post en vez de pasar la aspiradora en el salón. Existe algo que conocemos aunque no siempre fortalecemos y es la aptitud de decidir y ordenar la propia conducta. La voluntad es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo.  Reconocemos la falta  de voluntad cada vez que retrasamos el inicio de alguna tarea ( la limpieza sigue esperándome)  le damos prioridad a aquellas que son más fáciles en lugar de las importantes y urgentes ( simplemente me gustan mas como escribir) o siempre que esperamos a tener el ánimo suficiente para actuar, aquí otro de mis problemas la intención de ir al gimnasio para hacer Yoga o Pilates, o retomar la danza y aún no muevo un dedo. La falta de voluntad tiene varios síntomas y difícilmente escapamos a la influencia de la pereza o la comodidad, dos verdaderos enemigos que constantemente obstruyen nuestro actuar y por tanto de tener todo lo que queremos.

Tengo entonces la solución, puedo romper el bloqueo inicial con fuerza de voluntad, pero y ¿ si no tengo suficiente?

La fuerza de voluntad requiere entrenamiento ( efectivamente como todo). En mis días de trabajo suelo tener una agenda, planifico lo que quiero hacer si o si ese día incluido el sapo mayor que debo comerme ( ver Enfrentandome a mi sapo), siempre hay tareas que se pueden flexibilizar y otras que no. Pues bien, me toca apuntar las tareas domesticas como esas que tengo que acabar si o si antes que termine el día. Para esto es necesario motivación, animarme recordando los motivos me gusta ver la casa ordenada, con olor a fresco, sentirla mi hogar y mi lugar de relax, así que si no me pongo a ello, esta semana será un completo caos!. Pues bien rota la primera barrera, esa inercia inicial, surgen otros problemas, las tentaciones, pequeñas o grandes, son las excusas para abandonar. Estas tentaciones las clasifico de dos tipos, las que entorpecen la productividad y las que te hacen abandonar del todo. Un recurso que me funciona es pensar que si termino lo que tengo pendiente, luego me podré relajar y disfrutar del resultado ( productividad) y por otra parte si la tentación es para dejar todo pues decir hoy no abandono, por ejemplo me invitan ahora al cine, pues hoy no voy, pero mañana o cualquier otro día se que podré ir y sin remordimientos ni consecuencias negativas. Vencer las tentaciones fortalece la voluntad.

Tareas domesticasLa voluntad se fortalece con las pequeñas cosas cotidianas de nuestra vida, normalmente en todo aquello que nos cuesta trabajo pero al mismo tiempo consideramos poco importante, en mi caso las tareas domesticas son un buen ejemplo. La voluntad puede ser comparada con un musculo de nuestro cuerpo, si la usamos poco, cada vez costara mover un poco más, se irá debilitado. Con cada situación que requiera esfuerzo, existe la oportunidad para fortalecer nuestra voluntad, sino como un músculo se entumece, y tendremos pereza, inconstancia  incluso falta de carácter e responsabilidad. En resumen: practicar, controlar el pensamiento (motivación), pequeños cambios y exigencias realistas, pedir ayuda ( que alguien me acompañe al gym ) controlar las tentaciones y si, solo un objetivo a la vez!!

Todos los días tengo muchas oportunidades para fortalecer mi voluntad y no hay mejor razón para ello que ser el motor para conseguir todo lo que quiero. En muchos casos la diferencia entre éxito y fracaso es solo la continuidad y la perseverancia; tener una voluntad capacitada para hacer grandes esfuerzos por períodos de tiempo más largos.

fuerza de voluntadA que estoy esperando, me levanto y con pequeñas acciones estará más cerca de alcanzar mis sueños!!

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad,la voluntad.” 

Albert Einstein