Empieza algo nuevo: Septiembre

Cumpleaños KathyDesde pequeña he asociado Septiembre a un nuevo comienzo, no solo porque se inicia un nuevo año escolar en muchos países, sino porque es el mes que me vio nacer, el mes en el que cada año celebro un nuevo año de vida. Aunque debo confesar que empiezan a desbordarse la cantidad de velas que acumula ya mi tarta de cumpleaños. Eso si, tengo muy claro que ahora ya no cumplo años, solo cumpliré sueños!

Para muchos y sobre todo en España, con el final de la jornada reducida y del verano, sumado a la vuelta de las vacaciones, es muy normal que nos dé un poco o mucho bajón (el famoso síndrome post-vacacional). A pesar de todo, este mes suele ser maravilloso, lleno de posibilidades, de intenciones plasmadas en mi agenda.

Atardecer en ChinchonLa luz de septiembre mantiene mis pilas cargadas, es cálida y luminosa como en el verano, pero sin el calor sofocante. Las noches algo más frescas me permiten disfrutar de un sueño reparador, lo que hace que me despierte con una sonrisa en la cara y sobre todo porque me levanto un poquito más tarde!!

Este es un mes para empezar algo nuevo o simplemente para cambiar eso que siempre he querido cambiar. Si de estadísticas hablamos, los propósitos mas comunes independientemente del país donde nos encontremos  son:

  •  Apuntarse al gimnasio ( hacer ejercicio)
  •  Aprender un idioma
  •  Comer más sano o hacer dieta
  •  Disfrutar del trabajo ( incluye encontrar o cambiar de trabajo)
  •  Replantear las relaciones

Disfrutar del caminoPero generalmente todos estos propósitos, para la mayoría de nosotros, se irán diluyendo a medida que avanza el mes, y se quedarán en simple intenciones. Básicamente el peor enemigo para llevar adelante estos propósitos o cualquier otro, somos nosotros mismos. Cuando empezamos algo, y lo dejamos a medias, simplemente nos estamos saboteando a nosotros mismos. Yo misma he tenido mis épocas de gran saboteadora y puntualmente continuo cayendo en este mal hábito, así que no estoy fuera de las estadísticas.

Ya he escrito sobre la perseverancia y la fuerza de voluntad para conseguir todo lo que queremos ( El héroe que llevamos dentro, Entrenar la Voluntad y otros) porque son aspectos necesarios para cumplir mis objetivos. Básicamente todo se traduce en encontrar que nos motiva, que nos mueve realmente y por supuesto todo aquello que no nos gusta, nos fastidia o molesta. Definitivamente no tiene sentido establecer una lista de propósitos o metas sin estar altamente motivado a conseguirla y por supuesto partiendo del conocimiento o de la consciencia sobre de nuestras propias limitaciones. Pero no vale cualquier tipo de motivación, esta motivación tiene que ser interna basada en motivos personales, ya que normalmente lo impuesto desde afuera esté en conflicto con nuestros intereses personales y al final abandonamos antes.

Este año voy a comenzar por elaborar un pequeño listado con motivaciones para convertirlas en metas más pequeñas a corto plazo y así tener la sensación de que mis objetivos son posibles y alcanzables,  para empezar a actuar. Mis propósitos de este Septiembre se reducirán a aquellos que me hagan vibrar y realmente me interesen justo AHORA, cuando la motivación esta a tope ( es lo bueno de Septiembre). Como las estadísticas suelen ser buenas aproximaciones, algunas de mis pequeñas metas pueden englobarse en estos propósitos. Por eso hoy he empezado a caminar, así llegue agotada del trabajo, al menos daré una vuelta de 20 minutos caminando cerca de casa. De esta forma empiezo poco a poco sin exigirme algo imposible de cumplir. Tampoco me engaño diciendo que comeré sano al 100%, porque suelo comer mucho fuera de casa. Mi pequeño objetivo será comer pescado al menos 2 veces a la semana y he comenzado bien con una deliciosa sepia. Acerca del resto mejor dedicaré algunas entradas aparte.

No solo el conseguir cada meta será mi éxito, los pasos del proceso también lo serán. De esta forma cuando las cosas no salgan a la perfección ( que es lo más factible), no me sentiré decepcionada ante posibles obstáculos.

Normalmente la motivación, se alimenta de sí misma aumentando y preparándonosKathy Contramaestre para nuevos propósitos. Así que no logro mi meta final, me plantearé volver a intentarlo o mejor aún sustituirla por otra más asequible y siempre aprovechando el aprendizaje del camino recorrido. Lamentarse por no lograr un propósito mata la motivación y en muchos casos incluso nos desespera. Como buena Virgo soy muy perfeccionista y éste perfeccionismo es uno de mis mayores enemigos y fuente de desesperación en más de un caso.

Mi actitud perfeccionista suele colisionar con la vida llena de sorpresas y obstáculos. La vida no es un proyecto con una planificación perfecta y fallará mucho mas a menudo de lo que nos gustaría. De hecho en mi vida profesional soy experta en rehacer planificaciones por culpa de imprevistos, en la personal, me cuesta bastante más.

Por esto acepto que la vida no es color de rosa, que posiblemente no pueda cumplir todo lo que quiero cuando quiero y como quiero, pero mi positivismo de este SEPTIEMBRE me ayudará a seguir adelante y no rendirme fácilmente.

“Cada trecho recorrido enriquece al peregrino y lo acerca un poco más a hacer realidad sus sueños” Paulo Coello

 

El techo de cristal EXISTE!

He estado un poco desaparecida de mi blog, básicamente por falta de tiempo. El cierre de año resulto intenso unido a las fiestas navideñas, me dejaron sin fuerza para nada más. En esos complicados días empecé a escribir sobre una situación especialmente desagradable y por desgracia muy arraigada en España aunque se empeñen en decir que no: “EL TECHO DE CRISTAL” o “Glass ceiling barriers” originalmente en ingles. Finalmente ahora en enero puedo terminarlo.

techo de cristalPara quién no este familiarizado con esta expresión “Se denomina así a una superficie superior invisible en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que nos impide seguir avanzando. Su carácter de invisibilidad viene dado por el hecho de que no existen leyes ni dispositivos sociales establecidos ni códigos visibles que impongan a las mujeres semejante limitación, sino que está construido sobre la base de otros rasgos que por su invisibilidad son difíciles de detectar.”

Pues bien, aunque alcancemos niveles directivos, el techo de cristal sigue pesando sobre nuestras cabezas. Parece ser que algunos hombres consideran a las mujeres no aptas para negociar y solicitan la presencia de un superior, y se extrañan e insisten sobre la presencia de ese jefe en reuniones de negociación por mas que le explicas que tienes todo el poder de negociación y que tu decisión es la de la empresa, por algo eres una directiva. Entonces parece que aún rompiendo el techo de cristal de nuestra propia empresa la sociedad y en concreto el mundo de los negocios existen prejucios sobre la mujer en puestos de toma de decisión.

Dentro de la propia empresa las cosas tampoco son fáciles. Es un secreto a voces que en muchos casos las mujeres debemos demostrar nuestra capacidad más que los hombres para alcanzar o tener accesos a puestos de dirección, en iguales condiciones. No pretendo generalizar porque como en todo hay excepciones, simplemente dando una vista rápida a mi alrededor encuentro datos suficientes para estar de acuerdo con que esta situación existe.

No es para menos, en España los hombres abarcan casi todos los puestos de alta dirección y son contadas las mujeres que entran en este selecto grupo. Si una mujer ocupa una posición tradicionalmente masculina, se nos observa de forma más inquisitiva que nuestros compañeros hombres y por supuesto el nivel exigido es la “excelencia”.

rompiendo barrerasY aun así creo que lo peor, son los estereotipos que a priori nos bloquean y que lamentablemente aún escucho en la boca de algunos de mis clientes y colegas, con frases tan lapidaras como las mujeres temen ocupar posiciones de poder”, “a las mujeres no les interesa ocupar puestos de responsabilidad”, “las mujeres no pueden afrontar situaciones difíciles que requieran autoridad y poder”… Obviamente estas ideas que a mí me suenan absurdas, tienen consecuencias importantes, tanto NO nos marca (mas información sobre el poder del NO ). Por una parte convierten a las mujeres en “no-elegibles” para puestos que requieran autoridad y ejercicio del poder. Por otra, hay mujeres que de tanto escuchar que “no pueden” lo asumen y lo interiorizan, se lo creen sin cuestionar y lo que es peor, terminan creyendo que es el resultado de una elección personal, bloqueando de esta manera sus propias carreras. También es cierto, que cada vez somos mas las mujeres que enfrentamos y admitimos que existe este conflicto y lo enfrentamos con diferentes recursos cada vez que accedemos a puestos de responsabilidad, de dirección.

Otros aspectos que nos marcan para dudar de nuestras propias capacidades, parten de la educación (tanto del sistema educativo o la propia familia), del malabarismo que tenemos que hacer para compaginar la vida personal con la laboral y la propia falta de modelos femeninos con los cuales identificarnos, nos agudiza nuestras propias inseguridades al acceder a puestos directivos, tradicionalmente ocupados por hombres.

Además de todo esto, si logramos romper parte de este cristal, nos encontramos con que las mujeres directivas son muy exigentes consigo mismas y tratan de hacer equipo con los mejores. Así que no podemos esperar que porque una mujer ha roto el cristal, por ser mujer nos ayudará a romper nuestro trozo de techo. Simplemente si en los mejores se encuentra una mujer la apoyarán, pero no por ser mujer sino porque es la mejor.  En igualdad de condiciones entre un hombre y una mujer, muchas veces se cae en el propio temor de lo difícil que es conciliar la vida personal con la profesional y por eso existe la falsa creencia que las mujeres no se apoyan en el desarrollo de la carrera, fortaleciendo aún más esta barrera de cristal.

Rompiendo el techoNo se si tendré que conseguir armas de destrucción masiva, para romper el techo de cristal que aún hay sobre mi cabeza, lo que si tengo claro es que cada día con mis acciones iré empujando este techo, hasta que seda, porque no me conformaré , no me limitaré y no quiero barreras, llegaré tan lejos como YO MISMA quiera llegar, no hasta donde dicen que puedo.

He aprendido de los hombres a venderme y explotar mi networking, saliendo de mi zona de confort. Cada día potencio mi marca personal, me preparo, me informo, estoy al día y lo comparto. Digo NO al miedo de no poder ser quien quiero ser a nivel profesional!! Y a todas las mujeres como yo que no se conforman:   No hay quien nos detenga!.. BYE BYE TECHO DE CRISTAL!

 

 

 

Rendirse nunca, lucha por tus sueños

Tenía preparadas otras entradas para estas fechas, incluso una dedicada a mi septiembre, el mes en el que vine a este mundo y en el que cada año renuevo las ganas de seguir disfrutando de mi vida. Aún así he empezado esta entrada sobre no rendirme y seguir luchando por mis sueños, sobre todo para seguir soñando porque para que algo se haga realidad, primero hay que soñar.

Sueña en Grande!A veces no sabemos lo que queremos, muchas mas veces de lo que pensamos, solemos saber y reconocer aquellas cosas que no nos gustan, que queremos fuera de nuestra vida, pero no cuales son nuestros sueños, nuestros imprescindibles de vida. Los sueños son esos pensamientos e ilusiones que tenemos y que, de alguna u otra forma, se han ido construyendo poco a poco a lo largo de nuestra vida, incluso desde nuestra infancia. Recordarlos nos hace felices, y si ya los hemos cumplido todavía más. Pero ¿qué pasa con esos sueños que siguen allí esperando y que por una razón u otra no se han podido cumplir? Son realmente importantes? y lo más importante, ¿están anclados en la realidad? o ¿se han convertido en fuente de desilusión?

Es imprescindible, cada cierto tiempo dedicar un tiempo a la reflexión, como siempre digo a mirar mi ombligo y ver donde estoy, independientemente de la respuesta, aceptar donde estoy y apreciar también quien soy y lo que tengo. Es un momento para no lamentarme por los sueños que no he sido capaz de cumplir y en su lugar, a partir lo que tengo, de donde estoy re-inventar mis sueños para que me lleven donde quiero estar. En realidad estoy muy feliz porque he cumplido gran parte de mis sueños y cada día se consolidan más, solo que necesito un empujón en voz alta para continuar soñando y no tirar la toalla cuando el camino es más difícil de lo pensado inicialmente.

Para mirar el ombligo :MeditarPara mirar mi ombligo nada mejor que la meditación, desconectar del ruido, a veces nuestros propios paradigmas y miedos tienen el control de nuestra vida de forma inconsciente. Con la meditación podremos saber cuales sueños de esos que aún están pendientes, tienen realmente importancia y los que no necesitamos (también tenemos “sueños distracción” que nos alejan o apartan de los realmente importantes porque al alcanzarlos no sentimos una real satisfacción y no suelen ser fáciles de detectar). De esta forma podemos tener las cosas más claras y tener noción de quién somos y lo que queremos hacer. Así que me levantaré un poco antes cada día para meditar. (para empezar a meditar solo necesitas 5 minutos, concentrarte en respirar manteniendo la espalda recta y elevarte por encima de tus pensamientos, del ruido, relájate y disfruta…)

Los obstáculos que se atraviesan en el camino de los sueños no siempre son salvables fácilmente, al menos no de la forma que pensábamos inicialmente, porque nuestra mente nos limita partiendo de nuestros propios miedos y paradigmas. Cuando esto ocurre, perdemos la esperanza, nos negamos ver alternativas y los damos por perdidos, lo que nos genera una gran frustración. Sentirme frustrada es algo que no quiero en mi vida, por eso no me rendiré y agotaré todos los medios conocidos y por conocer para alcanzar esos sueños ya anclados en la realidad que son indispensables en mi vida. Lo imposible a veces no es mas que dejar de intentarlo, como he dicho mas de una vez, no hay imposibles solo que tardarán un poco mas. Para inyectarme positivismo, he vuelto al gimnasio después de mucho tiempo, además empezaré a practicar un poco de Yoga al despertarme de forma que mi cuerpo y mi mente se encuentre mejor preparado para  afrontar mis retos.

Los sueños son mis metas, mi positivismo, mi ilusión mis ganas, mi perseverancia, mi voluntad son el transporte que me llevará por el camino y por supuesto la realidad, mi realidad actual, el punto de partida. Para saber que el camino es el correcto solo hay que sentirse bien, pasar horas moviéndote hacia el sueño disfrutando del viaje por más dificultoso que parezca. Si dejo de evaluar lo que estoy haciendo, si tiene sentido o no, es cuando empiezo a conseguir esos sueños que parecían imposibles.

Se Puede, siempre que creas que puedes!

Se Puede, siempre que creas que puedes!

Lo único imposible, es alcanzar algo sin moverte del sitio del estado actual. Si lo puedo soñar, lo puedo hacer tal y como dijo W. Disney. No me daré por vencida nunca, tengo que recordar que los sueños difíciles son los que merecen la pena, los retos son los que llenan de significado mis días. El grado de motivación y de esfuerzo va en aumento hasta que las expectativas de éxito alcanzan el 50%; a partir de aquí comienza a decrecer a medida que la probabilidad de éxito sigue aumentando. Cuando el objetivo se percibe como virtualmente seguro, no hay ninguna motivación ni ninguna respuesta.

Así que no dejaré de soñar, de soñar a lo grande, de emprender nuevos viajes desde mi realidad actual, porque no renunciaré a mis sueños! Mi mama suele llamarme “guerrera” y justamente hoy mas que nunca me siento así porque no dejare de luchar para alcanzar lo que quiero, NEVER GIVE UP!

“Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir” Disney, Walt

Pequeñas y grandes decisiones: construyendo un hogar

DecidirNuestra vida es una continua toma de decisiones, muchas de las cuales tomamos prácticamente sin darnos cuenta. Tomar una decisión siempre comienza por decidirse entre Decidir o No hacer nada, es decir No Decidir. Cuando Decidimos asumimos el compromiso con los resultados, de la misma forma que al no decidir demostramos que no estamos haciendo nada para lograr los resultados esperados. Decidir o NO, depende de nuestros modelos mentales que muchas veces nos llevan a eludir decisiones para evitar el fracaso. Pero esto es harina de otro costal y motivo de un post totalmente diferente.

Tomamos pequeñas decisiones eligiendo el desayuno cada mañana, como me visto, como planifico mi agenda, y otras miles que tomamos sin nisiquiera pensar y que tienen diverso impacto… Por otra parte existen puntos de inflexión, definidos por las grandes decisiones que marcan profundamente nuestra vida. Desde mi punto de vista dos de las más importantes ¿ a qué me voy a dedicar para sentirme realizada? y ¿con quien voy a compartir mi vida? ya que marcarán la calidad de nuestra vida y deberían ser revisadas y adaptadas más de una vez. La primera decisión solemos tomarla sin tener muy claras nuestras capacidades, lo que nos puede llevar en mas de un caso a una frustración difícil de compensar.  Por esto es conveniente replantearnos si realmente estamos donde queremos y que podemos hacer para cambiarlo. En cuanto a la segunda, para mi resulta siempre difícil porque me planteo la duda ¿cómo puedo estar segura de quien será la persona correcta con quien valga la pena compartir mi vida? … y es que la respuesta es obvia, no estaré segura nunca, simplemente tengo que decidir, apostar consciente de mi miedo a equivocarme, a fracasar y no poder realizar mis sueños. El miedo es una emoción más que debemos saber controlar, para no actuar desde él, porque el miedo esos dragones que nos asechan, nos paralizan,  y no nos deja actuar, no nos deja decidir. Pero en las grandes decisiones el mayor riesgo es no arriesgarse, el asumir riesgos nos pondrá en condiciones de vivir una vida más vital, más satisfactoria y más plena.

MudanzaY aquí estoy escribiendo este post, después de darle forma a mi decisión de querer construir un hogar, de lanzarnos a la piscina de la convivencia juntos, llenos de temores e ilusiones, pasando de la noche a la mañana a acostarnos y levantarnos todos los días juntos ( antes viviendo en el mismo edificio cada uno podía dormir en su casa) sin un lugar donde esconder esas facetas de cada uno que no parecen tan buenas. A pesar de ser una de las decisiones mas importantes de mi vida, no han sonado trompetas, ni nos ha acompañado una banda sonora fantástica, porque las decisiones que marcan nuestro destino nacen en nuestro silencio interior y al materializarse están llenas emoción, nervios, estrés, un montón de cajas y cosas por hacer muy alejados del ideal romántico de las películas.

Esta decisión de compartir nuestra vida, es basada en el objetivo común de construir un hogar, que es mucho más que elegir la casa en la que vivimos, que decoración, muebles, o donde poner cada cosa, a lo que dedicamos mucho tiempo. Es evitar quedarnos estancados en la ilusión que marca el comienzo de la vida en pareja y sus posibles desencuentros ( ya sabemos esto de las altas expectativas), y tener paciencia, aprender a aceptar las diferencias y por supuesto hablar todo. Un hogar se construye día a día, convertir paredes de ladrillo en ese lugar de pertenencia donde sentirnos bien y donde sentirnos bienvenidos, pero no solo a base de decoración ( vale sí también ayuda porque lo hace nuestro) sino a base de pequeñas decisiones en nuestro día a día como por ejemplo:

  • Aceptar las diferencias como algo enriquecedor, esto mismo es lo que nos ha unido como pareja y seguro también nos unirá más.
  • No pedir al otro más de lo que nos pedimos a nosotros. Los defectos también unen. Se que soy muy exigente conmigo misma, así que ponerle freno a mis expectativas y por supuesto no adoptar el papel de mamá. ( Uno de mis Project Manager y amigo me decía que las mujeres sin ser mamás no entendíamos que la ropa de los hombres se iba de forma misteriosa de cualquier lugar ya sea el salón, el baño incluso la entrada de la casa a la lavadora y de allí al armario perfectamente colgada y que ahora pretendíamos romper esa magia que tenían cuando vivían con sus mamas … )
  • Si surgen conflictos, mirar al pasado y ver si reeditamos una situación antigua, sin sacar tupperwares del freezer (rencores acumulados). Lo interesante es extraer lo positivo y darle la vuelta a la situación.
  • Hablar todo: permite una buena adaptación, evita malentendidos y aclara situaciones, sobre todo un mejor entendimiento de las circunstancias de cada uno.
  • No irse a dormir sin haber solucionado las diferencias, evitará rencores que llevan a guardar tuppers en la nevera (esos mismos que sacamos después)
  • Hablar de los conflictos a medida que ocurran en un lugar de “estallar” un día con reproches sobre cosas que el otro ni siquiera recordará, porque estaban en el fondo del congelador!
  • Estar juntos no significa hacer todo juntos, tener nuestra independencia nos hará disfrutar del tiempo juntos, espacio para los amigos, las actividades que nos gustan ( a uno y al otro no), incluso para mi locura de trabajar desde casa más de una vez y que ya no tengo donde ocultar.
  • Tener nuestra cuenta emocional saneada ( y si no, lo antes posible hacer depósitos, porque estar bien con nosotros mismos es la base de poder compartir con los demás)

Caminar juntosNos queda un gran camino por recorrer y ahora ( después del estrés de la mudanza) estamos disfrutando de nuestros primeros pasos, de crecer como pareja, para tener éxito en la construcción de nuestro hogar evitando pasar por el camino que nos lleva de la desilusión al desencanto, y si alguna vez equivocamos el paso, estar dispuestos a rectificar. Por que al final lo que quiero es SER FELIZ !

” No es suficiente encontrar a la persona adecuada, nosotros debemos ser la persona adecuada”. H. Jackson Brown

Ajustando el nivel de exigencia

Exigencia en mi trabajoEn mi trabajo la palabra exigencia suele ser  protagonista de mis días por distintas razones. Soy una persona con alto nivel de autoexigencia, y las personas que se exigen mucho a si mismas, son exigentes con los demás. Creo que esta debe ser la actitud de todos los que aspiran a la excelencia. La mayoría de veces, por no decir siempre, mi exigencia hace que las personas saquen lo mejor de si mismos, eso sí solo cuando están involucradas en el mismo proyecto, aunque no sea fácil al inicio. Pero no todas las personas somos iguales, y la excelencia no es un objetivo, ni todos se sienten bien cuando el nivel de exigencia es alto y a veces me cuesta asumir esto.

La persona que le exige a otros, cree que necesitan de su permanente control para que tengan un buen rendimiento ( si, esa soy yo también). No todos saben trabajar ni sentirse bien con un líder exigente, por eso es tan importante la identificación y compromiso con el proyecto así como poder ser escuchados y reconocidos. Exigir es ante todo exigirse, fundamentalmente en lo que a desarrollo se refiere, independientemente del campo. Comparto del todo la opinión de Luis Alberto Machado,: “Para que las personas den de sí todo lo que pueden, hay que pedirles más de lo que pueden” ( La Revolución de la inteligencia). Cuando un líder y su equipo tienen altos niveles de exigencia, constituyen una unidad funcional, cada uno ejecutando su rol, haciendo lo que saben hacer mejor, motivados por un propósito común y al final orientados a la excelencia.

Las altas exigencias en el día a día, pueden crear un elevado nivel de ansiedad en las personas. Los errores, las cosas imperfectas y el hecho de pensar que no se han realizado las tareas de manera suficientemente buena o que se podría haber esforzado más, son características propias de un alto nivel de exigencia, incluso extrema. Las altas expectativas son las detonantes de altos niveles de exigencia y también de frustración al no cumplirlas.

Pero, ¿donde esta el limite? ¿cómo encontrar el equilibrio?.

Apoyando a Dani PedrosaLos deportistas de élite suelen tener niveles de exigencia extremos, sin los cuales no se logra la excelencia que se espera de ellos. Me encantan las motos, y soy fiel seguidora del mundial de Moto GP donde esta temporada Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo han demostrado que sus niveles de exigencia van mas allá de los límites al correr con lesiones que el resto de los humanos no seríamos capaces de soportar ni en condiciones de reposo. La exigencia física y mental de esta competición algunas veces les impide tomar conciencia de sus propios limites. Esta actitud me ha hecho reflexionar porque la exigencia debe tener un límite y ese límite es el que te hace aún mas grande ya que te permite tomar conciencia de tus propias limitaciones, aceptar que somos humanos y que podemos fallar. De todos modos, bravo por estos dos grandes campeones que me hacen sufrir y emocionarme en cada carrera.

Aunque la tendencia al perfeccionismo se valora mucho socialmente, y se potencia desde la infancia, esta claro que si sobrepasamos ciertos limites se convierte en un gran problema y solemos darnos cuenta ya tarde. Esta es la razón de este post, recordarme que si mi exigencia empieza a interferir en mi vida personal, en las relaciones con otras personas, disfrutando menos de las actividades o con una dedicación excesiva de tiempo tengo que parar!. 

Los proyectos requieren un cierto nivel de exigencia, de esfuerzo, que debe estarRafting en equipo aderezado con constancia, paciencia, conocimientos y sobre todo una disposición a tolerar la frustración. Con querer hacer algo no basta, simplemente nos orienta hacia su realización, los castillos en el aire, la improvisación y el lanzarse al vacío para hacer un proyecto con la base de la voluntad solo nos llevará al fracaso.

Y como sigo queriendo todo y creyendo que es posible, solo es cuestión de tiempo, me plantearé ajustar mis propios niveles de exigencia. Primero controlaré la generación de expectativas al inicio de cualquier proyecto, después ya con mi proyecto en marcha las ajustaré de acuerdo al momento dentro del proceso en el que me encuentre ( al principio las cosas salen regular, y con el tiempo se van engranando y funcionando mejor) exigiré menos o más, porque con entrenamiento todo se mejora y finalmente  no olvidaré contar con el apoyo y la visión de otras personas porque las dosis de realismo compartido, las diferentes visiones facilitaran el ajuste real de expectativas y exigencias. También tengo que recordar que no por exigir más se producirán los mejores resultados.

Por último, si nos entra la frustración de no cumplir nuestras expectativas al 100%, recomiendo ( y me recomiendo a mi misma) recordar esta cita de Alejandro Jodorowsky:

“Un arquero quiso cazar la luna.
Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro.
Los vecinos comenzaron a burlarse de él.
Inmutable, siguió lanzando sus flechas.
Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo.”

.

Paciencia: Una virtud de dioses para alcanzar lo que quiero

Mi Ragu alla BologneseNo tengo la menor duda que para preparar Ragu alla Bolognese para mi Lasagna, necesito mucha paciencia, porque el resultado merece la pena, las horas de cocción son la única forma para mezclar perfectamente sus ingredientes y hacerla totalmente irresistible, pero en general no solemos tener tanta paciencia y  queremos la inmediatez. Después de disfrutar mi deliciosa Lasagna con amigos, no tengo otra alternativa que reflexionar y preguntarme ¿Ejercito la paciencia para alcanzar todo lo que quiero?

Sería maravilloso que las cosas sucedieran de acuerdo a nuestro propio ritmo, progresar rápido en cualquier actividad, reunir fácilmente el dinero para comprar algo que nos gusta, aprender al instante otro idioma  y resolver de golpe los problemas de nuestra familia y ya puestos los del mundo. Sin embargo, cada proceso tiene su propio ritmo, no puedo acelerar en el microondas las horas de cocción de mi delicioso Ragú porque hubiese querido dormir más horas en vez de ponerme a cocinar, o recuperarme de un resfriado sin reposo porque al final terminaré aún mas enferma, ni siquiera puedo hacer crecer mis plantas más rápido porque quiero que se vean frondosas y grandes ahora mismo.

En la sociedad actual, donde todo va deprisa y los cambios son continuos, no es fácil aceptar que conseguir nuestras metas y objetivos más importantes requieren tiempo, y muchas veces mayor al que nos gustaría. El concepto de paciencia parece estar perdido en un mundo que nos dice: “Deberíamos tenerlo todo” y “Deberíamos tenerlo YA!”

Paciencia y valorLa definición de paciencia como la como la capacidad de sufrir y tolerar las adversidades con valor y sin quejarse, desde mi punto de vista se queda corta. La paciencia también esta vinculada al trabajo duro y continuo, a perseverar al tener confianza en que con tiempo los imposibles se hacen realidad y estar dispuestos a continuar en la búsqueda de esos sueños.

Ser paciente no significa esperar cruzada de brazos, más bien se trata de aceptar con valor las pruebas que te pone la vida, en cada obstáculo o problema ver una oportunidad y al aprovechar estas situaciones  progresar en el camino de mis sueños y  mi crecimiento como profesional y por supuesto como persona. De la desesperación no sale nada positivo, resistir con calma permite pensar nuevas estrategias, alternativas, otros caminos para poder continuar sin rendirnos. La paciencia nos hace más fuertes.

La Paciencia una virtud de los dioses, que si sabemos cultivar nos da la fuerza para contrarrestar nuestros impulsos humanos, siempre acelerados y difíciles de controlar, postergando la satisfacción inmediata que tras la apariencia de resignación se construye en realidad una visión mucho más fuerte y decidida, que permite crear nuevas alternativas para alcanzar eso que queremos, sin rendirnos.

La paciencia es un rasgo de personalidad madura, muy relacionada con el entendimiento de nuestra interdependencia. A medida que somos más conscientes que las cosas no siempre depende solo de nosotros, somos capaces de esperar con calma que sucedan, le damos tiempo. La paciencia nos ayudará a desarrollar una sensibilidad especial muy útil identificar los problemas, dificultadas, alegrías, triunfos y fracasos del día a día, y por medio de ella, afrontar la vida de una manera optimista, tranquila y siempre en busca de armonía. La paciencia tiene que ser aplicada en todos los aspectos y con todas las personas, empezando por mi misma ( hay cosas que se me dan mal o tardan mucho en llegar, no por eso me debo desesperar). Así mismo debo ejercitar la paciencia también con quienes me relaciono más a menudo, sobre todo si, por cualquier motivo, personales o profesionales , tengo que ayudarles en su formación, en una enfermedad…etc

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que deseaLa paciencia es una de las virtudes más importantes, tenemos que trabajarla para que nos dé sus frutos ( recordando que los frutos no aparecen ya maduros). La paciencia nos ayudará a ser constantes y no tirar la toalla. La paciencia es un valor muy importante que no solo nos aporta habilidades sociales imprescindibles sino que es básica, para alcanzar nuestros proyectos, nuestros sueños, todo eso que queremos.

Para ejercitar mi paciencia solo tengo que:

  • Trabajar mi capacidad de manejar la frustración cuando no alcanzo lo que quiero a la primera.
  • Tener claros mis objetivos, y por supuesto tenerlos enfocados.
  • Mantener una actitud positiva, en cualquiera de las situaciones.
  • Buscar otras alternativas para alcanzarlo.

Alguna vez he escrito que nuestra felicidad depende de la ilusión que ponemos en las cosas que hacemos y en el trabajo bien realizado. “Todo pasa”, cierto es; pero pasa según el ritmo de cada cosa y no como querríamos nosotros. No debemos confundir la paciencia, con la pereza, pues esto solo significa que no tenemos ninguna intención de ponernos manos a la obra; sino esperar a que otros la hagan.

Para cerrar este articulo, voy a recordar dos frases celebres que no quiero apartar de mi cabeza en estos días

Tener paciencia“Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea” Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

“No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido.” Mariano Aguiló (1825-1897) Poeta español.

Sin lugar a dudas, merece la pena ejercitar mi paciencia, aunque a veces crea que pierdo toda mi paciencia en esto!


Una excusa para entrenar mi Voluntad

Hoy es día de hacer labores domesticas, poner lavadoras, recoger la casa, limpiar, planchar, organizar. Se que es importante hacerlo y sobre todo porque otro día no tendré el tiempo para ello, pero aún así no encuentro la motivación ni la fuerza para empezar, y me quedo mirando al vacío sin hacer nada en absoluto. A muchos nos pasa esto, aunque no sea con las tareas del hogar, puede ser al intentar estudiar algún tema aburrido, con algo del trabajo o incluso cuando suena el despertador y hay que salir de la cama.

Sin fuerza para empezarEn la mayoría de los casos y esto lo se por experiencia propia, lo difícil es arrancar, parece que tenemos por delante una escalera al infinito que nunca terminará. Pero resulta que a medida que empezamos esa desgana va desapareciendo, todo empieza a fluir y parece más fácil, peldaño a peldaño. Una vez en marcha, las ganas de seguir adelante surgen a menudo por sí solas, al ver que se avanza, el propio progreso es la motivación. Bueno en teoría parece bien fácil, pero ¿cómo se puede romper esa inercia inicial?, de hecho aquí estoy escribiendo este post en vez de pasar la aspiradora en el salón. Existe algo que conocemos aunque no siempre fortalecemos y es la aptitud de decidir y ordenar la propia conducta. La voluntad es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo.  Reconocemos la falta  de voluntad cada vez que retrasamos el inicio de alguna tarea ( la limpieza sigue esperándome)  le damos prioridad a aquellas que son más fáciles en lugar de las importantes y urgentes ( simplemente me gustan mas como escribir) o siempre que esperamos a tener el ánimo suficiente para actuar, aquí otro de mis problemas la intención de ir al gimnasio para hacer Yoga o Pilates, o retomar la danza y aún no muevo un dedo. La falta de voluntad tiene varios síntomas y difícilmente escapamos a la influencia de la pereza o la comodidad, dos verdaderos enemigos que constantemente obstruyen nuestro actuar y por tanto de tener todo lo que queremos.

Tengo entonces la solución, puedo romper el bloqueo inicial con fuerza de voluntad, pero y ¿ si no tengo suficiente?

La fuerza de voluntad requiere entrenamiento ( efectivamente como todo). En mis días de trabajo suelo tener una agenda, planifico lo que quiero hacer si o si ese día incluido el sapo mayor que debo comerme ( ver Enfrentandome a mi sapo), siempre hay tareas que se pueden flexibilizar y otras que no. Pues bien, me toca apuntar las tareas domesticas como esas que tengo que acabar si o si antes que termine el día. Para esto es necesario motivación, animarme recordando los motivos me gusta ver la casa ordenada, con olor a fresco, sentirla mi hogar y mi lugar de relax, así que si no me pongo a ello, esta semana será un completo caos!. Pues bien rota la primera barrera, esa inercia inicial, surgen otros problemas, las tentaciones, pequeñas o grandes, son las excusas para abandonar. Estas tentaciones las clasifico de dos tipos, las que entorpecen la productividad y las que te hacen abandonar del todo. Un recurso que me funciona es pensar que si termino lo que tengo pendiente, luego me podré relajar y disfrutar del resultado ( productividad) y por otra parte si la tentación es para dejar todo pues decir hoy no abandono, por ejemplo me invitan ahora al cine, pues hoy no voy, pero mañana o cualquier otro día se que podré ir y sin remordimientos ni consecuencias negativas. Vencer las tentaciones fortalece la voluntad.

Tareas domesticasLa voluntad se fortalece con las pequeñas cosas cotidianas de nuestra vida, normalmente en todo aquello que nos cuesta trabajo pero al mismo tiempo consideramos poco importante, en mi caso las tareas domesticas son un buen ejemplo. La voluntad puede ser comparada con un musculo de nuestro cuerpo, si la usamos poco, cada vez costara mover un poco más, se irá debilitado. Con cada situación que requiera esfuerzo, existe la oportunidad para fortalecer nuestra voluntad, sino como un músculo se entumece, y tendremos pereza, inconstancia  incluso falta de carácter e responsabilidad. En resumen: practicar, controlar el pensamiento (motivación), pequeños cambios y exigencias realistas, pedir ayuda ( que alguien me acompañe al gym ) controlar las tentaciones y si, solo un objetivo a la vez!!

Todos los días tengo muchas oportunidades para fortalecer mi voluntad y no hay mejor razón para ello que ser el motor para conseguir todo lo que quiero. En muchos casos la diferencia entre éxito y fracaso es solo la continuidad y la perseverancia; tener una voluntad capacitada para hacer grandes esfuerzos por períodos de tiempo más largos.

fuerza de voluntadA que estoy esperando, me levanto y con pequeñas acciones estará más cerca de alcanzar mis sueños!!

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad,la voluntad.” 

Albert Einstein

El valor de lo que sé, quiero y puedo hacer

Hay días en los que me pregunto como personas tan poco preparadas pueden guiar el destino de otras, quizás aún estoy muy influenciada por toda la situación de mi país natal, pero si algo esta claro es que el liderazgo es el talento de influir en los demás. Por eso hoy, le estoy dando vueltas a la cabeza, ¿qué talentos tengo? los se usar? los puedo usar?. Tener un talento es claramente una ventaja competitiva para alcanzar mis metas, para obtener resultados extraordinarios.Talento moneda antigua

En la antigüedad el Talento era una unidad de medida, inicialmente de peso y más adelante moneda de cambio para operaciones comerciales para griegos y romanos. Un talento era una unidad de gran VALOR y difícil de conseguir con el esfuerzo del trabajo

Pero ¿qué es el Talento hoy? de todas las definiciones me quedo con El talento es poner en VALOR lo que se, quiero y puedo hacer, lo cual hace honor al origen como moneda. Todos tenemos una serie capacidades innatas, lo importante es descubrir cuales son, para poder potenciarlas. Descubrir cuales son mis capacidades, puede ser fácil, solo tengo que reflexionar sobre las cosas que haría aun si no me pagarán por ellas, que disfruto haciendo, que pasan las horas y no me doy cuenta. Yo he decidido analizarme bajo varias perspectivas, una lista de lo que NO me gusta hacer, la lista de lo que SI me gusta hacer, pensando exclusivamente en mi trabajo, que tipo de tareas cuando las realizo parece que el tiempo pasa volando, que cosas me llenan de energía cuando las hago ( empiezo desanimada y al terminar estoy mucho mejor que al principio) y por último que cosas se me dan realmente bien, en todos los ámbitos mi vida personal, profesional.


Poner en Valor te hace unicoAhora bien, por si solas estas capacidades no serán un talento, es necesaria una dosis de compromiso dentro de un contexto adecuado. Generalmente no nos detenemos a realizar esta 
reflexión y solo tomamos conciencia de nuestros talentos cuando son necesarios y afloran de forma natural, casi por casualidad. Nuestros talentos están allí aunque aún no lo sepamosAsí que primero tenemos que identificar estas aptitudes, capacidades ocultas, después saber, aprender y entrenar nuestro talento, hasta conseguir su domino, querer y disfrutar para finalmente poder utilizarlo dedicándonos a ello, sin pensarlo, de forma natural, es decir somos capaces de ponerlo en VALOR.

El talento por si solo, no es garantía de poder tener aquello que queremos. El éxito nunca llega por accidente, siempre es un flujo de causas y efectos, además no tiene que ver con tener mas o menos talentos, sino con potenciar aquello que se nos da mejor, desarrollar nuestro potencial. Desarrollar nuestros talentos nos llevará mas cerca de aquello que queremos. La pasión con la que actuamos, el  disfrute que nos genera, el compromiso que adquirimos y la dedicación que invertimos en su perfeccionamiento es el camino para alcanzar potenciar el talento y nuestros resultados sean los deseados.

Sin practica no hay TalentoPerseguir el talento conlleva un coste que no siempre estamos dispuestos a pagar. Por una parte hay que afrontar el miedo al fracaso, a equivocarse, incluso a ser rechazado. Es una apuesta por mi, por mis sueños, es la única forma de crear valor haciendo uso de mis capacidades, de mis propias fortalezas. Además asumir mi propia responsabilidad de no conformarme con lo normal y perseguir lo excelente. Tengo un ejemplo en mi vida, sé que la música se me da bien, pero no he sido capaz de dedicarle una practica intensa ( dicen que se necesitan mas de 10.000 horas de practica) para lograr ser una buena pianista. Para ser capaz de dedicar tantas horas de practica se necesita mucho compromiso, un compromiso que solo es posible si realmente te apasiona y te dedicas a ese aprendizaje.

Estoy totalmente convencida que es necesario invertir muchísimo tiempo en entrenar nuestro cerebro, nuestras conexiones neuronales, para ser capaz de desarrollar una capacidad, de forma que resulte algo espontaneo y natural, un hábito, algo que hago sin pensar, que sale solo. Aquí radica lo espectacular de desarrollar un talento, es mágico  lo complejo aparentemente resulta muy sencillo.

Ahora bien, esta en mis manos detectar eso que se hacer y puedo convertir en algo excepcional, que además quiero hacer, porque lo disfruto y tengo las condiciones adecuadas para poder hacerlo de forma que ponga en VALOR, que mis talentos sean mi marca personal. Hay que revisar aquello que nos hace feliz, que se nos da bien y aplicarlo al día a día. El talento es inteligencia emocional, no coeficiente intelectual.

Que puedo ofrecer: poniendo en Valor Mis talentos

¿Que VALOR aporto a mis amigos? a mi familia? en mi trabajo? Los talentos personales encierran la clave de mi éxito personal y profesional así que ¿por qué dejar que pasen desapercibidos?, son mi fuerza, el impulso, el motor que me llevará a alcanzar TODO LO QUE QUIERO.

“El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia”. Doris Lessing (1919-?) Escritora británica.

La perseverancia y el héroe que llevamos dentro

Desde hace días rondaba en mi cabeza escribir sobre la perseverancia, clave indiscutible para alcanzar lo que queremos. Pues hoy a pesar de lo resfriada que estoy y las pocas ganas que tengo de hacer cualquier cosa, hago acopio de mi voluntad para escribir sobre Heracles, más conocido como Hércules y del héroe que llevamos cada uno de nosotros dentro.

Hercules y la HidraHércules es el más grande de los héroes mitológicos griegos, es hijo de Zeus y Alcmena fruto de una de las tantas infidelidades de Zeus, semi-mortal. Como es de suponer, este hecho pone furiosa a Hera esposa de Zeus y acosará  a este hijo poniéndole diferentes obstáculos y trampas, incluso antes de nacer, cuando proclaman Rey a Euristeo, su primo adelantando su nacimiento una noche. Al principio es llamado Alcides “el fuerte” pero se convierte en Heracles “la gloria de Hera” a raíz de las pruebas que le impone la diosa. Los celos de Hera acompañan toda la vida de Hércules, lo vuelve loco y hace que mate a sus hijos y para expiar su falta se pone al servicio de su primo, de acuerdo al consejo del Oraculo de Delfos. Euristeo, Rey de Argos, le impone doce trabajos, que deberá efectuar  a lo largo de 12 años de servidumbre. Heracles ahoga al león de Nemea y se hace una armadura con su piel. Corta las numerosas cabezas de la hidra de Lerna. Atrapa vivo al jabalí de Erimanto. Persigue durante un año a la cierva de Artemisa por el monte Cerinia y la captura viva. Derriba a flechazos a las aves del lago Estinfalo que destrozaban cultivos y mataban a hombres. Limpia en un día los establos de Augias desviando el cause de los rios Alfeo y Peneo. Lleva a Grecia vivo el toro de Creta que echa fuego. Mata a Diomede, que alimenta a sus caballos con carne humana. Se apodera del cinturón que Ares ( dios de la guerra) ha dado a la amazona Hipolita. Captura en el Extremo Oriente el rebaño de bueyes de Gerión (Gigante antropomorfo de 3 cuerpos) y lo lleva a Grecia utilizando la copa de oro del Sol, encontrándose con numerosos enemigos entre ellos a el Rey de Pilos. Lleva al Hades (infierno) al can Cerbero (perro guardián de tres cabezas), que protege su entrada. Por último, trae las manzanas de oro del jardín de las Hesperides (huerto de Hera), donde engaño al gigante Atlas que sostenía la bóveda del cielo, derrotando además a Anteo, los pigmenos al dragón y de paso libera a Prometeo. Existen muchas más hazañas documentadas de Hércules  pero con esto estoy segura que podemos hacernos la idea que no lo tuvo nada fácil.

Las hazañas de Hércules superan todos los límites humanos, se dirige a todas partes incluido el infierno,  lucha y supera obstáculos imposibles, sus proesas lo convierten en un súper hombre, incluso un dios. Pero como es también un ser humano, sufre en combate, dos veces es convertido en esclavo. Heracles pudo elegir entre una vida de placeres propuesta por Afrodita o una de fatigas y miles de obstáculos pero que finalmente le concedería la inmortalidad, propuesto por Atenea. Finalmente al cumplir con éxito todos sus trabajos se corono con la gloria inmortal.

PerseveranciaLa perseverancia de Hércules le valió el éxito. La perseverancia significa tenacidad, concentración, dedicación, disciplina, constancia, esfuerzo, trabajo, fuerza de voluntad y mucha determinación; cualidades muy necesarias para superar los límites mentales, esos muros que a veces nosotros mismos construimos, porque cuando de alcanzar aquello que queremos, es necesario insistir, todo lo que sea necesario y nunca desistir por difícil que parezca.

Sin obstáculos, no existe el héroe. Despertar a nuestro héroe interior es mantener vivo el deseo de aquello que queremos, la voluntad firme de que podemos lograrlo y motivación para mantenernos enfocados en ese objetivo de forma que no nos rindamos ante los obstáculos y dificultades por imposibles que parezcan. Actuar como Hércules en nuestra vida es tener determinación, valentía mucha constancia y confianza en nosotros mismos, en nuestras posibilidades.

Dentro de mi existe un espíritu de victoria, una actitud heroica, que no depende de las circunstancias. Lo importante no son los obstáculos y dificultades que la vida nos ponga delante, sino cómo nosotros afrontamos esas dificultades y la perseverancia que pongamos para sortear los obstáculos  ese esfuerzo sostenido que no permitirá  que jamás fracasaremos en el empeño de conseguir lo que queremos.

Mi propia heroinaPara ser mi propia heroína  tengo que mantener alta la motivación y un profundo sentido del compromiso que no me impedirá abandonar las tareas que comienzo, hasta no haberlas completado al 100%. Hércules no dejo a media ninguno de sus trabajos o todo o nada. Puedo crecerme ante las dificultades, redoblando mis esfuerzos, mi determinación en que puedo conseguir lo que quiero. Si creemos en lo que hacemos y tenemos la paciencia necesaria para sortear los obstáculos que se nos presentan en el camino, si no perdemos de vista nuestras metas y objetivos, y a la vez luchamos contra el cansancio  o el desánimo, sentiremos en nuestros ser una incomparable satisfacción, cuando tengamos ante nosotros el fruto de nuestro esfuerzo. Por eso se dice que lo que más nos cuesta conseguir en la vida, es lo que realmente merece la pena, lo que más nos llena!

La vida no es fácil para ninguno de nosotros. ¿Pero qué hay con eso? Tenemos que tener perseverancia y, sobre todo, confianza en nosotros mismos. – Marie Curie

Y tu, ¿ya has despertado al Hércules que hay en ti?

Enfrentándome a mi Sapo

Soy una de esas personas a las que no le alcanzan las horas del día para hacer todo lo que debería hacer o lo que es peor me gustaría hacer, y esto normalmente me genera estrés e insatisfacción. En estos días, en los que intento  tener tiempo para todo y sobre todo para descansar, he sido aun mas consciente de la importancia de gestionar de forma adecuada el tiempo para alcanzar lo que Quiero. En mi caso, y seguramente en el de mi equipo nos cuesta mucho enfrentarnos a nuestro SAPO y más aún si acumulamos muchos sapos, que sin duda se traducirá un tremendo estrés.

A primera hora SAPOHay un dicho que si lo primero que se hace cada mañana es tragarse un sapo vivo, el resto del día se tendrá la satisfacción de saber que lo peor que podía haber sucedido ya ha pasado. Este sapo es la tarea más dura y mas importante, la que seguramente nos dará  más satisfacción concluir. Y si tienes más de un sapo, pues trágate primero el más feo. Rebuscando en mis libros me reencontré con el libro de Brian Tracy que da unos sencillos consejos para poder resistirnos a empezar por la tarea más sencilla o lo que es mucho peor, quedarnos bloqueados mirando a nuestro sapo, así si tengo que comerme un sapo vivo, mas me vale hacerlo lo antes posible, mejor desayuno que cena y sin pensarlo 2 veces. También con otro clásico Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Covey, y con algunas de las ideas de estos libros intentaré poner un poco de coherencia a mis días, para ser capaz de alcanzar todo lo que quiero sin morir en el intento.

El tiempo por mucho que queramos no se puede multiplicar, así que el objetivo tiene que estar centrado en hacer más en menos tiempo. Si no tengo claro a donde quiero ir, avanzar me costará muchísimo más trabajo, así que con los objetivos claros podemos empezar a planificar. En teoría sabemos que es imprescindible planificar, en la práctica vamos improvisando nuestras tareas diarias, bajo la premisa ” y si surge un imprevisto” o pero aún, nos da miedo comprometer nuestro tiempo.

Planificando la semanaPor alguna parte hay que empezar y si tenemos que comernos al sapo mas feo y grande lo mejor es cortarlo trocito a trocito, es decir la tarea que no sabemos ni por donde empezar, trocearla que seguro nos impone un poco menos. Por esto mi propuesta es planificar la semana sobre papel, día a día ordenando objetivos y prioridades (evitemos confundir importante con urgente, que de la prisa solo queda el cansancio) y aplicando la regla del 80/20 porque en la mayoría de casos el 20% de mis tareas implica el 80% de los resultados. Los imprevistos también se planifican y tenemos que asignarles un % de nuestro tiempo.  A diferencia de los ladrones de tiempo, forman parte de la tarea y no se pueden posponer fácilmente. Generalmente sentimos cierto rechazo, pero pueden resultar una oportunidad para el cambio, para mejorar algo o demostrar la competencia. La mejor forma para tratar estos imprevistos es disponer de algún tiempo extra para afrontarlos dentro de nuestra planificación; así evitamos que nos amargue el día.

La planificación debe incluir horas libres al menos dos  al día para descansar y hacer lo que más nos guste (leer, hacer ejercicio, mirar una película, hablar con mi novio, etc) y no dejarlo de lado ni un sólo día. A veces lo más complicado es identificar las prioridades de las tareas, sin lugar a dudas la regla del sapo feo y mas gordo nos ayudará así como también aquella tarea que por no hacer tenga consecuencias más serias tanto positivas como negativas y no debemos saltarnos el orden por muy tentados que estemos de hacer algo más fácil. El tiempo no se puede multiplicar y no alcanza para todo, pero de seguro si tenemos tiempo para las cosas mas importantes así que hay que centrarse en ellas.

Además podemos optimizar nuestra planificación de acuerdo al tipo de “sapos” que tenga cada día. En mi caso se que durante el día no soy igual de productiva, después de comer necesito motivación adicional para seguir. Todo lo relacionado a lo profesional, laboral o académico, debe hacerse en los momentos de máxima productividad en mi caso soy más eficiente desde las 10 de la mañana a la 1 del mediodía, sin embargo, están los que comienzan a trabajar mejor después de las 3 de la tarde. Lo que tengo claro es que antes de las 9 no soy persona. 

Hay horas para todoMuchos días cometo el error de llevarme trabajo a casa, intentando multiplicar el tiempo ( ya basta de intentarlo no funciona!!). Cuando regresas del trabajo, lo mejor es tomar una hora para descansar, desconectar de todo, dejar las preocupaciones a un lado y leer un libro, tumbarme en el sofá, darme un baño de espuma  etc. Después de desconectar, ya puedo comenzar a pensar en la cena, en ordenar mi casa, en todo lo demás. Parece imposible ¿verdad?

Llevo 2 semanas intentado cumplir una planificación, sobre todo dejar de trabajar a las 8:00 pm;  pero aún no he sido capaz de formalizarla en papel y comprometerme al 100% con ella. Estaba claro que necesitaba motivación adicional y por eso he escrito sobre la necesidad de comerme mis sapos y sobre todo de a una hora decente desconectar. Tengo que aprender a postergar tareas sobre todo a diferenciar las de bajo valor, para ganar el tiempo que necesito para las cosas que realmente cuentan, mi tiempo vale oro así que tengo que controlar a los ladrones de tiempo que puedan desconcentrarme, es muy fácil perder el interés en comer un asqueroso sapo y gastar el tiempo en cualquier otra cosa. Decir No, no solo a los demás sino a mi misma, seguramente me dará un respiro temporal para adecuarme a lo que realmente quiero.

Como ultima idea recordar que el estrés no es una buena ayuda para encontrar soluciones innovadoras, ya que facilita los ciclos reactivos y las soluciones habituales, que muchas veces reproducen los mismos problemas. Si nos limitamos solamente a atender los urgentes y no somos capaces de tomar el tiempo necesario que necesitan los importantes ( sin prisas) entraremos en la dinámica de ir contra reloj, lo que resulta muy estresante.

No todo es trabajar en esta vida, y el mejor fármaco contra el estrés es una inteligente gestión de mi tiempo. Es imposible hacer cualquier cosa con dolor de cabeza. Tengo que gestionar adecuadamente que es lo que quiero y que recursos cuento para alcanzarlo y el tiempo es uno de los recursos más valiosos.

“El tiempo es lo que más deseamos tener, pero por desagracia, lo que peor aprovechamos”(William Penn)