NO a un Verano sin descanso

Suponemos que el verano es una buena época para disminuir un poco el ritmo, hacer balance de la primera mitad del año y recargar pilas para rematar el año con fuerza y muchas ganas. Pero este año, al igual que el año pasado esto ha resultado prácticamente imposible, a pesar que la jornada laboral se toma un descanso y en teoría se reduce a 7 horas; mis jornadas se han alargado incluso más que en el resto del año. Tuve la suerte de ser previsora en junio y tomarme un respiro porque en agosto está tocando exprimir cada minuto del tiempo y resulta agotador.verano

En mi trabajo los clientes se han empeñado en dejarnos deberes para ejecutar en agosto, mientras ellos disfrutan de sus vacaciones y cuando muchos de los consultores también lo están, lo que se traduce en sobre carga de trabajo para los pocos que no hemos blindado las vacaciones en agosto. Por otra parte mi vida personal también ha dado un giro, me he mudado al lugar que será mi querido y deseado hogar, con todo el estrés y trabajo que un cambio de esta magnitud conlleva.

El tiempo libre es una necesidad, para nuestro bienestar físico y mental. Según estudios la actividad que más más realizamos en nuestras vidas es el trabajo. En mi caso dedico más horas a trabajar que las dedicadas a comer y a dormir. Contar con un poco de tiempo libre entre tantas horas y días de trabajo, es vital para despejar nuestra mente saturada y abrir espacio a nuestra creatividad. Saber descansar, tomarse un tiempo para desconectar es necesario si queremos ser productivos. No por hacer más horas seré más productiva,  cada actividad tiene su momento y su lugar, aun sabiéndolo muchos días me resulta difícil no traer trabajo a casa.  Si pretendemos trabajar 24 hora, incluso soñando, la única consecuencia será el estrés y el cansancio crónico, lo que evidentemente nos hará poco productivos entrando en un circulo vicioso.

Verano non-stopSi como yo, no puedes desconectar del trabajo durante el verano tal como quisieras, te invito a poner en practica algunas ideas que llevo a cabo para evitar “un verano non stop”

  • Aprovechar el poco tiempo libre que me queda fuera del trabajo durante la semana para romper la rutina. Es decir actividades que no hago el resto del año para distraerme, por ejemplo un chapuzón en la piscina, una barbacoa al aire libre con amigos, tomar algo en una terraza con buena conversación, un paseo al aire libre nocturno antes de dormir, un libro que nada tenga que ver con mi trabajo, una exposición de arte… aprovechar el buen tiempo para salir y respirar aire, sin el encierro de la oficina.
  • Los fines de semana escapar, cambiar de lugar o simplemente enfocarlo de forma diferente, no quedarme en casa para cambiar el canal de televisión porque eso es más de la misma rutina y no me permite desconectar del día a día que es lo realmente necesario. Este fin de semana me escapo a la playa antes que el verano se escape de mis días, así recargo pilas para afrontar mejor todo el trabajo que me espera.
  • Dormir bien, en verano como las horas de luz aumentan, nuestras actividades también y solemos alargar el día mas allá de lo habitual, reduciendo nuestras horas de sueño y por tanto aumentando el cansancio. Y si la noche ha sido larga, intenta aplicar el invento español de la siesta ( aunque yo no sea capaz de aplicarla, puede ser muy útil para tomar un respiro y cargar energía)
  • Planificación, no improvisar las tareas de cada día y recordar comer a primera hora mi SAPO, me dejará margen para incluir momentos de descanso al mismo tiempo que seré capaz de cumplir los plazos y objetivos fijados. Aprovechar al máximo las horas laborales para poder desconectar en esas que quedan de tiempo libre. No por hacer mas horas de trabajo terminaré antes ni mejor. Sin descanso mi mente se bloquea y no avanzo. Por esta misma regla, planificar actividades para mi cuidado, mi disfrute y distracción.
  • Comer bien, en verano con la esperanza de cumplir con el horario de verano ( hasta las 3 de la tarde en España) vamos retrasando la comida, que en algunos casos se traduce en un sándwich de maquina y una coca cola. Pues bien, esto queda fuera de mis días, si la jornada será larga, me tomaré el tiempo necesario para comer bien y a una hora decente. Evitar comidas basura y a deshora nos hará llevar mejor el verano trabajando.

En general el trabajo  requiere dosis de creatividad, y es que la productividad aumenta cuando estamos descansados, cuando somos capaces de abrir la mente y dejar espacio a la creación (mas info en Creatividad talento y genialidad)

2013-06-15 00.39.25Como no puedo tomarme los 10 días seguidos libres recomendados,(Un estudio de la University of the Rockies, institución especializada en estudios de postgrado y doctorado en las áreas de psicología, confirma que los beneficios de las vacaciones encuentran su pico cuando son de 10 días seguidos), en vez de lamentarme, aprovecharé mejor el tiempo con actividades que realmente me hacen feliz y la ruptura con la rutina se producirá por arte de magia.

Tenemos que sentirnos renovados y llenos de energía cada mañana, si pongo limite a mi jornada laboral, permitiré que mi cerebro se despeje y descanse como es debido.

A que esperas, vamos a disfrutar de lo que queda del verano!!

 

Atacando 4 razones por las que no puedo concentrarme

Llevo unos días de cabeza, sin ser capaz de organizar mi agenda, reuniones sin respiro, sin cafés, siento que no puedo hacer las cosas lo bien que quisiera y lo peor como voy contra reloj mi capacidad de concentración se diluye, me quedo en blanco. Por eso he empezado a escribir, necesito centrarme, necesito pararme respirar y tomar el control de lo que tengo por delante.

Exceso de tareasMañana tengo una reunión importante y no soy capaz de concentrarme en los números que debo defender, me bailan en el ordenador y no les encuentro lógica ninguna. Esta reunión tiene planificada varios días y la he considerado muy importante, pero también un SAPO. Después de media hora mirando un excel sin hacer nada, con un indice sin contenido, es momento de decir BASTA. Por otra parte tengo mi corazón y parte de la cabeza recordándome que estamos de paso en esta vida y que la muerte esta más cerca de lo que pensamos y eso esta fuera de mi control.

En medio de este caos, puedo identificar 4 razones por las que hoy no logro concentrarme y centrarme en como atacarlas si es que puedo:

1. Sobrecarga de reuniones, asuntos que atender, temas personales que no puedo solventar. Cuantas más tareas tenemos, más nos cuesta centrarnos en una específica, así que hoy me olvido del resto, y me centro solo en mi reunión de mañana, lo demás puede y debe esperar.

2. Falta de descanso, con todo lo que tengo pendiente no duermo suficiente, y  cuando no descansamos de forma adecuada sentimos nuestra mente nublada y nos cuesta mantener la atención. De momento no puedo pensar en dormir, pero intentaré al menos hoy dormir 6 horas y a partir de mañana las 8 horas diarias reglamentarias para descansar apropiadamente.

3. Alergia y malestar creo que mis antiestaminicos, antitusivos etc están causando estragos, provocando embotamiento mental y falta de concentración y sin mejorar mi malestar. Puedo compensarlo con un café, y con un humidificador evitando tomar mas medicamentos al menos hoy.

Estres4. Estrés, ya que cuando sentimos estrés por un asunto en particular ( en mi caso son 2 y no tienen nada que ver con mi trabajo y el exceso de tareas que he acumulado) parece que el resto del mundo no existe y nos cuesta un mundo organizarnos y cumplir con nuestros objetivos diarios. El estrés es un gran enemigo para nuestra concentración, nos roba mucha energía y embota la mente. Hoy no puedo permitirme paseos, ni hablar con mis amigas, ni visitar un museo o hacer ejercicio, meditar, ni enfrentar mis preocupaciones que sería la manera lógica de atacar mi estrés. Hoy solo puedo aparcar estas preocupaciones y ponerme un plazo para retomarla.

Para reforzar lo que puedo atacar, además de eliminar todo tipo de distracción, hoy aplicaré toda mi fuerza de voluntad, y mi tratamiento de choque contra el desanimo, la música clásica. Haber escrito este post también funciona, me ayuda a centrarme porque pienso en alto, detecto lo que no estoy haciendo bien y busco soluciones. Veremos si ahora los números tienen más sentido y soy capaz de preparar una buena defensa para mi reunión de mañana.

“Si uno fracasa en las cosas importantes, es porque no tiene grandes ambiciones. La concentración, el interés; eso es lo que importa. Las aptitudes aparecen, las herramientas se forjan por sí solas” Ian Fleming

5 acciones para salir de una encrucijada o callejón sin salida

Cuando el día a día me absorbe y termino agotada, siento que pierdo el norte, me siento confusa incluso hasta bloqueada, paralizada, me pregunto si merece la pena. Vivo tan lejos de mi país natal, y escuchar el Himno Nacional venezolano cantado por los artistas de toda la vida, aquellos que estaban cuando vivía allí me ha revuelto un poco, y hasta he llorado. Todos ellos como yo desean un país mejor, pero hoy no toca hablar sobre esto, aunque seguramente ha influido.

KC Tumbada en el sofaEs viernes y solo quiero estar tumbada en el sofá con una manta ( el clima de Madrid no esta ayudando tampoco), y en vez de sentirme en paz, relajada y feliz, siento inquietud, o quizás culpa, malestar que de algún modo me llena de incertidumbre, que básicamente se debe a no tener claro que dirección tomar, que hacer, incluso tener en conflicto algunas de mis prioridades de esas cosas de mi QUERER TODO. A veces puedo cometer el error de procrastinar diciéndome que necesito un tiempo para pensar sobre ello, y finalmente no hago nada al respecto, quizás porque hacer algo implica un cambio, dolor o incomodidad, al final lo traduzco en estrés. Así que para salir de esta encrucijada en la que esto paralizada, evitar postergar al infinito y mas allá, pondré en marcha 5 acciones no tan difíciles, al menos en teoría:

Camino hacia los sueños

  • Alejarme de donde estoy: esto no quiere decir que me iré de España, dejare mi trabajo o a mi pareja ( eso es huir y no soluciona nada), pero quizás este entorno introduce ruido y no me deja pensar con claridad. Así que como ya he dicho en otras ocasiones, necesito tiempo para mi, y no solo 10 minutos, sino todo el tiempo que necesite para aclararme. Vacaciones a corto plazo están complicadas, así que un fin de semana todo para mi,  totalmente aislada, para pensar. Se me ocurre dar un paseo ( si no llueve)  baño relajante, escuchar música, tocar piano… lo que sea sin las presiones diarias, dejando que mis pensamientos fluyan sin más. 
  • Evaluar mis valores y necesidades: puede que necesite ser mas consciente de mis valores y necesidades, estas cambian evolucionan, y lo que antes me llenaba ya no.  Puede que mis valores no estén alineados con mi vida actual  y algunas de mis necesidades no están siendo cubiertas. Pues me toca revisar mis valores y necesidades, he creído que mis tres valores principales son Aprendizaje, Valentía y Compromiso.. posiblemente Equilibrio, Amor, Honestidad empiezan a cobrar mayor peso y por eso puedo tener conflictos. Tengo sin cubrir mi necesidad de Hogar, estoy trabajando en ello pero sigue en los pendientes. Ser consciente de eso hace que me resulte más fácil tomar decisiones y saber lo que quiero. Sin estos valores claros, la sensación de insatisfacción y de que me falta algo será denominador común en mi vida.
  • Aclarar mi propio significado de éxito:  no según las reglas de otros, porque imaginar que a veces tras muchos años luchando por lo que tú creías que querías cuando lo consigues  no te hace feliz, menudo chasco. Por eso tengo que aclarar lo antes posible si mi éxito  se asocia con éxito profesional, y que significa en el resto de aspectos en mi vida. Aquí tengo un rato largo para reflexionar.
  • Priorizar!!Priorizar, porque ya se que no soy superwoman, tengo que saber elegir lo que es realmente importante en mi vida y dedicar mis esfuerzos y mi tiempo a eso. Se que quiero todo, disfrutar al máximo de la vida y tengo muchas metas, sueños y objetivos; pero eso no quiere decir que lo tenga que hacer todo este año y porque terminaré con una migraña de nuevo en el hospital y totalmente llena de estrés. Revisar que puedo posponer, que es mejor hacer ahora, tengo que ser realista de acuerdo a mi tiempo y mi energía.
  • Motivación, después de organizar el batiturrillo de mis valores, necesidades, prioridades y definición de éxito, queda lo más importante ¿Pero cómo me motivo? ¿Cómo me esfuerzo? ¿Cómo saco voluntad?  … pues fácil motivándome  esforzándome  cultivando mi fuerza de voluntad, porque la fuerza esta en mi interior!!.. y si no busca inspiración alrededor, mis amigas juegan un papel muy importante, si necesito un empujón se donde buscarlo

A todo le llega su momento, pero no se puede funcionar por inercia o por instinto, ya que en algún momento podemos encontrarnos en un callejón en el que aparentemente no encuentras la salida, en una encrucijada o totalmente perdidos. Dedicar tiempo a la reflexión a conocerme mejor y organizar mis ideas, hace que las cosas se ven de otra forma,  cuesta menos tomar decisiones, puedo tomar mejores decisiones siendo fiel a mi misma, y así ser más feliz!

El mejor camino para salir es siempre a través. Robert Frost

Una excusa para entrenar mi Voluntad

Hoy es día de hacer labores domesticas, poner lavadoras, recoger la casa, limpiar, planchar, organizar. Se que es importante hacerlo y sobre todo porque otro día no tendré el tiempo para ello, pero aún así no encuentro la motivación ni la fuerza para empezar, y me quedo mirando al vacío sin hacer nada en absoluto. A muchos nos pasa esto, aunque no sea con las tareas del hogar, puede ser al intentar estudiar algún tema aburrido, con algo del trabajo o incluso cuando suena el despertador y hay que salir de la cama.

Sin fuerza para empezarEn la mayoría de los casos y esto lo se por experiencia propia, lo difícil es arrancar, parece que tenemos por delante una escalera al infinito que nunca terminará. Pero resulta que a medida que empezamos esa desgana va desapareciendo, todo empieza a fluir y parece más fácil, peldaño a peldaño. Una vez en marcha, las ganas de seguir adelante surgen a menudo por sí solas, al ver que se avanza, el propio progreso es la motivación. Bueno en teoría parece bien fácil, pero ¿cómo se puede romper esa inercia inicial?, de hecho aquí estoy escribiendo este post en vez de pasar la aspiradora en el salón. Existe algo que conocemos aunque no siempre fortalecemos y es la aptitud de decidir y ordenar la propia conducta. La voluntad es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo.  Reconocemos la falta  de voluntad cada vez que retrasamos el inicio de alguna tarea ( la limpieza sigue esperándome)  le damos prioridad a aquellas que son más fáciles en lugar de las importantes y urgentes ( simplemente me gustan mas como escribir) o siempre que esperamos a tener el ánimo suficiente para actuar, aquí otro de mis problemas la intención de ir al gimnasio para hacer Yoga o Pilates, o retomar la danza y aún no muevo un dedo. La falta de voluntad tiene varios síntomas y difícilmente escapamos a la influencia de la pereza o la comodidad, dos verdaderos enemigos que constantemente obstruyen nuestro actuar y por tanto de tener todo lo que queremos.

Tengo entonces la solución, puedo romper el bloqueo inicial con fuerza de voluntad, pero y ¿ si no tengo suficiente?

La fuerza de voluntad requiere entrenamiento ( efectivamente como todo). En mis días de trabajo suelo tener una agenda, planifico lo que quiero hacer si o si ese día incluido el sapo mayor que debo comerme ( ver Enfrentandome a mi sapo), siempre hay tareas que se pueden flexibilizar y otras que no. Pues bien, me toca apuntar las tareas domesticas como esas que tengo que acabar si o si antes que termine el día. Para esto es necesario motivación, animarme recordando los motivos me gusta ver la casa ordenada, con olor a fresco, sentirla mi hogar y mi lugar de relax, así que si no me pongo a ello, esta semana será un completo caos!. Pues bien rota la primera barrera, esa inercia inicial, surgen otros problemas, las tentaciones, pequeñas o grandes, son las excusas para abandonar. Estas tentaciones las clasifico de dos tipos, las que entorpecen la productividad y las que te hacen abandonar del todo. Un recurso que me funciona es pensar que si termino lo que tengo pendiente, luego me podré relajar y disfrutar del resultado ( productividad) y por otra parte si la tentación es para dejar todo pues decir hoy no abandono, por ejemplo me invitan ahora al cine, pues hoy no voy, pero mañana o cualquier otro día se que podré ir y sin remordimientos ni consecuencias negativas. Vencer las tentaciones fortalece la voluntad.

Tareas domesticasLa voluntad se fortalece con las pequeñas cosas cotidianas de nuestra vida, normalmente en todo aquello que nos cuesta trabajo pero al mismo tiempo consideramos poco importante, en mi caso las tareas domesticas son un buen ejemplo. La voluntad puede ser comparada con un musculo de nuestro cuerpo, si la usamos poco, cada vez costara mover un poco más, se irá debilitado. Con cada situación que requiera esfuerzo, existe la oportunidad para fortalecer nuestra voluntad, sino como un músculo se entumece, y tendremos pereza, inconstancia  incluso falta de carácter e responsabilidad. En resumen: practicar, controlar el pensamiento (motivación), pequeños cambios y exigencias realistas, pedir ayuda ( que alguien me acompañe al gym ) controlar las tentaciones y si, solo un objetivo a la vez!!

Todos los días tengo muchas oportunidades para fortalecer mi voluntad y no hay mejor razón para ello que ser el motor para conseguir todo lo que quiero. En muchos casos la diferencia entre éxito y fracaso es solo la continuidad y la perseverancia; tener una voluntad capacitada para hacer grandes esfuerzos por períodos de tiempo más largos.

fuerza de voluntadA que estoy esperando, me levanto y con pequeñas acciones estará más cerca de alcanzar mis sueños!!

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad,la voluntad.” 

Albert Einstein

Enfrentándome a mi Sapo

Soy una de esas personas a las que no le alcanzan las horas del día para hacer todo lo que debería hacer o lo que es peor me gustaría hacer, y esto normalmente me genera estrés e insatisfacción. En estos días, en los que intento  tener tiempo para todo y sobre todo para descansar, he sido aun mas consciente de la importancia de gestionar de forma adecuada el tiempo para alcanzar lo que Quiero. En mi caso, y seguramente en el de mi equipo nos cuesta mucho enfrentarnos a nuestro SAPO y más aún si acumulamos muchos sapos, que sin duda se traducirá un tremendo estrés.

A primera hora SAPOHay un dicho que si lo primero que se hace cada mañana es tragarse un sapo vivo, el resto del día se tendrá la satisfacción de saber que lo peor que podía haber sucedido ya ha pasado. Este sapo es la tarea más dura y mas importante, la que seguramente nos dará  más satisfacción concluir. Y si tienes más de un sapo, pues trágate primero el más feo. Rebuscando en mis libros me reencontré con el libro de Brian Tracy que da unos sencillos consejos para poder resistirnos a empezar por la tarea más sencilla o lo que es mucho peor, quedarnos bloqueados mirando a nuestro sapo, así si tengo que comerme un sapo vivo, mas me vale hacerlo lo antes posible, mejor desayuno que cena y sin pensarlo 2 veces. También con otro clásico Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Covey, y con algunas de las ideas de estos libros intentaré poner un poco de coherencia a mis días, para ser capaz de alcanzar todo lo que quiero sin morir en el intento.

El tiempo por mucho que queramos no se puede multiplicar, así que el objetivo tiene que estar centrado en hacer más en menos tiempo. Si no tengo claro a donde quiero ir, avanzar me costará muchísimo más trabajo, así que con los objetivos claros podemos empezar a planificar. En teoría sabemos que es imprescindible planificar, en la práctica vamos improvisando nuestras tareas diarias, bajo la premisa ” y si surge un imprevisto” o pero aún, nos da miedo comprometer nuestro tiempo.

Planificando la semanaPor alguna parte hay que empezar y si tenemos que comernos al sapo mas feo y grande lo mejor es cortarlo trocito a trocito, es decir la tarea que no sabemos ni por donde empezar, trocearla que seguro nos impone un poco menos. Por esto mi propuesta es planificar la semana sobre papel, día a día ordenando objetivos y prioridades (evitemos confundir importante con urgente, que de la prisa solo queda el cansancio) y aplicando la regla del 80/20 porque en la mayoría de casos el 20% de mis tareas implica el 80% de los resultados. Los imprevistos también se planifican y tenemos que asignarles un % de nuestro tiempo.  A diferencia de los ladrones de tiempo, forman parte de la tarea y no se pueden posponer fácilmente. Generalmente sentimos cierto rechazo, pero pueden resultar una oportunidad para el cambio, para mejorar algo o demostrar la competencia. La mejor forma para tratar estos imprevistos es disponer de algún tiempo extra para afrontarlos dentro de nuestra planificación; así evitamos que nos amargue el día.

La planificación debe incluir horas libres al menos dos  al día para descansar y hacer lo que más nos guste (leer, hacer ejercicio, mirar una película, hablar con mi novio, etc) y no dejarlo de lado ni un sólo día. A veces lo más complicado es identificar las prioridades de las tareas, sin lugar a dudas la regla del sapo feo y mas gordo nos ayudará así como también aquella tarea que por no hacer tenga consecuencias más serias tanto positivas como negativas y no debemos saltarnos el orden por muy tentados que estemos de hacer algo más fácil. El tiempo no se puede multiplicar y no alcanza para todo, pero de seguro si tenemos tiempo para las cosas mas importantes así que hay que centrarse en ellas.

Además podemos optimizar nuestra planificación de acuerdo al tipo de “sapos” que tenga cada día. En mi caso se que durante el día no soy igual de productiva, después de comer necesito motivación adicional para seguir. Todo lo relacionado a lo profesional, laboral o académico, debe hacerse en los momentos de máxima productividad en mi caso soy más eficiente desde las 10 de la mañana a la 1 del mediodía, sin embargo, están los que comienzan a trabajar mejor después de las 3 de la tarde. Lo que tengo claro es que antes de las 9 no soy persona. 

Hay horas para todoMuchos días cometo el error de llevarme trabajo a casa, intentando multiplicar el tiempo ( ya basta de intentarlo no funciona!!). Cuando regresas del trabajo, lo mejor es tomar una hora para descansar, desconectar de todo, dejar las preocupaciones a un lado y leer un libro, tumbarme en el sofá, darme un baño de espuma  etc. Después de desconectar, ya puedo comenzar a pensar en la cena, en ordenar mi casa, en todo lo demás. Parece imposible ¿verdad?

Llevo 2 semanas intentado cumplir una planificación, sobre todo dejar de trabajar a las 8:00 pm;  pero aún no he sido capaz de formalizarla en papel y comprometerme al 100% con ella. Estaba claro que necesitaba motivación adicional y por eso he escrito sobre la necesidad de comerme mis sapos y sobre todo de a una hora decente desconectar. Tengo que aprender a postergar tareas sobre todo a diferenciar las de bajo valor, para ganar el tiempo que necesito para las cosas que realmente cuentan, mi tiempo vale oro así que tengo que controlar a los ladrones de tiempo que puedan desconcentrarme, es muy fácil perder el interés en comer un asqueroso sapo y gastar el tiempo en cualquier otra cosa. Decir No, no solo a los demás sino a mi misma, seguramente me dará un respiro temporal para adecuarme a lo que realmente quiero.

Como ultima idea recordar que el estrés no es una buena ayuda para encontrar soluciones innovadoras, ya que facilita los ciclos reactivos y las soluciones habituales, que muchas veces reproducen los mismos problemas. Si nos limitamos solamente a atender los urgentes y no somos capaces de tomar el tiempo necesario que necesitan los importantes ( sin prisas) entraremos en la dinámica de ir contra reloj, lo que resulta muy estresante.

No todo es trabajar en esta vida, y el mejor fármaco contra el estrés es una inteligente gestión de mi tiempo. Es imposible hacer cualquier cosa con dolor de cabeza. Tengo que gestionar adecuadamente que es lo que quiero y que recursos cuento para alcanzarlo y el tiempo es uno de los recursos más valiosos.

“El tiempo es lo que más deseamos tener, pero por desagracia, lo que peor aprovechamos”(William Penn)