Pequeñas y grandes decisiones: construyendo un hogar

DecidirNuestra vida es una continua toma de decisiones, muchas de las cuales tomamos prácticamente sin darnos cuenta. Tomar una decisión siempre comienza por decidirse entre Decidir o No hacer nada, es decir No Decidir. Cuando Decidimos asumimos el compromiso con los resultados, de la misma forma que al no decidir demostramos que no estamos haciendo nada para lograr los resultados esperados. Decidir o NO, depende de nuestros modelos mentales que muchas veces nos llevan a eludir decisiones para evitar el fracaso. Pero esto es harina de otro costal y motivo de un post totalmente diferente.

Tomamos pequeñas decisiones eligiendo el desayuno cada mañana, como me visto, como planifico mi agenda, y otras miles que tomamos sin nisiquiera pensar y que tienen diverso impacto… Por otra parte existen puntos de inflexión, definidos por las grandes decisiones que marcan profundamente nuestra vida. Desde mi punto de vista dos de las más importantes ¿ a qué me voy a dedicar para sentirme realizada? y ¿con quien voy a compartir mi vida? ya que marcarán la calidad de nuestra vida y deberían ser revisadas y adaptadas más de una vez. La primera decisión solemos tomarla sin tener muy claras nuestras capacidades, lo que nos puede llevar en mas de un caso a una frustración difícil de compensar.  Por esto es conveniente replantearnos si realmente estamos donde queremos y que podemos hacer para cambiarlo. En cuanto a la segunda, para mi resulta siempre difícil porque me planteo la duda ¿cómo puedo estar segura de quien será la persona correcta con quien valga la pena compartir mi vida? … y es que la respuesta es obvia, no estaré segura nunca, simplemente tengo que decidir, apostar consciente de mi miedo a equivocarme, a fracasar y no poder realizar mis sueños. El miedo es una emoción más que debemos saber controlar, para no actuar desde él, porque el miedo esos dragones que nos asechan, nos paralizan,  y no nos deja actuar, no nos deja decidir. Pero en las grandes decisiones el mayor riesgo es no arriesgarse, el asumir riesgos nos pondrá en condiciones de vivir una vida más vital, más satisfactoria y más plena.

MudanzaY aquí estoy escribiendo este post, después de darle forma a mi decisión de querer construir un hogar, de lanzarnos a la piscina de la convivencia juntos, llenos de temores e ilusiones, pasando de la noche a la mañana a acostarnos y levantarnos todos los días juntos ( antes viviendo en el mismo edificio cada uno podía dormir en su casa) sin un lugar donde esconder esas facetas de cada uno que no parecen tan buenas. A pesar de ser una de las decisiones mas importantes de mi vida, no han sonado trompetas, ni nos ha acompañado una banda sonora fantástica, porque las decisiones que marcan nuestro destino nacen en nuestro silencio interior y al materializarse están llenas emoción, nervios, estrés, un montón de cajas y cosas por hacer muy alejados del ideal romántico de las películas.

Esta decisión de compartir nuestra vida, es basada en el objetivo común de construir un hogar, que es mucho más que elegir la casa en la que vivimos, que decoración, muebles, o donde poner cada cosa, a lo que dedicamos mucho tiempo. Es evitar quedarnos estancados en la ilusión que marca el comienzo de la vida en pareja y sus posibles desencuentros ( ya sabemos esto de las altas expectativas), y tener paciencia, aprender a aceptar las diferencias y por supuesto hablar todo. Un hogar se construye día a día, convertir paredes de ladrillo en ese lugar de pertenencia donde sentirnos bien y donde sentirnos bienvenidos, pero no solo a base de decoración ( vale sí también ayuda porque lo hace nuestro) sino a base de pequeñas decisiones en nuestro día a día como por ejemplo:

  • Aceptar las diferencias como algo enriquecedor, esto mismo es lo que nos ha unido como pareja y seguro también nos unirá más.
  • No pedir al otro más de lo que nos pedimos a nosotros. Los defectos también unen. Se que soy muy exigente conmigo misma, así que ponerle freno a mis expectativas y por supuesto no adoptar el papel de mamá. ( Uno de mis Project Manager y amigo me decía que las mujeres sin ser mamás no entendíamos que la ropa de los hombres se iba de forma misteriosa de cualquier lugar ya sea el salón, el baño incluso la entrada de la casa a la lavadora y de allí al armario perfectamente colgada y que ahora pretendíamos romper esa magia que tenían cuando vivían con sus mamas … )
  • Si surgen conflictos, mirar al pasado y ver si reeditamos una situación antigua, sin sacar tupperwares del freezer (rencores acumulados). Lo interesante es extraer lo positivo y darle la vuelta a la situación.
  • Hablar todo: permite una buena adaptación, evita malentendidos y aclara situaciones, sobre todo un mejor entendimiento de las circunstancias de cada uno.
  • No irse a dormir sin haber solucionado las diferencias, evitará rencores que llevan a guardar tuppers en la nevera (esos mismos que sacamos después)
  • Hablar de los conflictos a medida que ocurran en un lugar de “estallar” un día con reproches sobre cosas que el otro ni siquiera recordará, porque estaban en el fondo del congelador!
  • Estar juntos no significa hacer todo juntos, tener nuestra independencia nos hará disfrutar del tiempo juntos, espacio para los amigos, las actividades que nos gustan ( a uno y al otro no), incluso para mi locura de trabajar desde casa más de una vez y que ya no tengo donde ocultar.
  • Tener nuestra cuenta emocional saneada ( y si no, lo antes posible hacer depósitos, porque estar bien con nosotros mismos es la base de poder compartir con los demás)

Caminar juntosNos queda un gran camino por recorrer y ahora ( después del estrés de la mudanza) estamos disfrutando de nuestros primeros pasos, de crecer como pareja, para tener éxito en la construcción de nuestro hogar evitando pasar por el camino que nos lleva de la desilusión al desencanto, y si alguna vez equivocamos el paso, estar dispuestos a rectificar. Por que al final lo que quiero es SER FELIZ !

” No es suficiente encontrar a la persona adecuada, nosotros debemos ser la persona adecuada”. H. Jackson Brown

Anuncios

Evitando que el éxito sea una estrella fugaz.

Ya estoy de vacaciones de Semana Santa, unos días libres no vienen nada mal, las pastelerías llenas de torrijas y huevos de pascua (mmmm rico), lo importante es que detrás de esto, es un periodo que deja muchas enseñanzas, muchos motivos de reflexión. La semana santa empieza con la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén el domingo de ramos  y poco después encuentra la muerte en la cruz, esto sin duda es digno de una buena reflexión. Sin animo de entrar en interpretaciones de carácter religioso, salta a la vista que el éxito tiene una cara oscura y peligrosa hoy estamos en la cima, pero mañana no sabemos donde estaremos. El comportamiento futuro del ser humano es totalmente impredecible y muchas veces quien te apoya hoy, quien te ha empujado, ayudado a llegar a la lo más alto, mañana será quien peor te critique, juzgue y te empuje para que caigas.

De la gloria a la muerteNo solo el comportamiento de los demás nos afecta, nosotros mismos podemos conducirnos a nuestra propia muerte (de forma simbólica por suerte no acabaremos realmente en clavados a una cruz, aunque sintamos muchas veces que cargamos con ella) , podemos ser autocomplacientes, lo que frena nuestra imaginación y pensamiento, nos volvemos rutinarios, adiós a la creatividad y la utilización de recursos que nos hizo conseguir éxito. Acostumbrarse a estar en lo más alto, a tener éxito requiere estar alerta siempre, porque si no tienes la necesidad de apelar al ingenio, consigues todo sin esfuerzo, te vuelves vago, es como dormir en los laureles de la gloria y de pronto cuando toque afrontar algo realmente importante, retador,  simplemente no lo afrontamos, perdiendo muchas oportunidades o al afrontarlo nos faltan recursos y terminamos cayendo de nuestra nube y estrellandonos.

Éxito estrella fugazPuede que para cada uno de nosotros, tener éxito signifique algo muy diferente, quizás el éxito no es mas que dar lo mejor de mi  en beneficio de otros, tiene mas que ver con ser feliz. Muchas veces pensamos en el éxito como alcanzar fama, dinero, o poder, un éxito que suele ser efímero, así que para mi el éxito esta en vivir con alegría, en poder reír y amar y tener el respeto de los demás en base a nuestro comportamiento. Cuando se confunde el éxito con las oportunidades que se logran en la vida, que en muchos casos no han sido ganadas por nuestros esfuerzos, trabajo y perseverancia, sino gracias a la influencia de otros, incluso con injusticia,no tendremos la verdadera satisfacción del éxito porque hemos bloqueado nuestro propio crecimiento personal.

Aunque muchas veces pueda verme tentada por la idea de  ganar a toda costa,  pensar en lo que quiero de forma egoísta  no puedo dejar de pensar que una parte de la clave del éxito esta en ayudar a todos sin preferencias, con acciones, palabras y pensamientos, con una palabra de aliento, una atención amable, una sonrisa de estímulo; si ayudamos nos ayudamos. Con sus palabras, actitudes y decisiones puedo inspirar a las personas de mi alrededor. Jesús es un gran ejemplo de liderazgo basado en esta consigna.

No voy a negar que me gusta el reconocimiento, ser visible ( quizás por eso mismo estoy escribiendo este blog), pero sé que el reconocimiento es un cuchillo de doble filo, si las cosas van mal la persona visible es la cabeza de turco, estas más expuesto a criticas o desacuerdos. Si un equipo de fútbol juega mal, el culpable es el entrenador. Un truco para sobrevivir es admitir los errores  pedir consejos y preocuparse menos por lo que piensan los demás.

Traiciones en el camino del éxitoSi actúo de forma coherente sin miedo, aunque otros me juzguen equivocadamente, o intenten clavarme el cuchillo de la traición; seguiré trabajando y confiando en mi, en mi capacidad para sacar adelante mis proyectos, creyendo en mi potencial, buscando ser mejor cada día de forma que estaré preparada para encontrar los medios que me acercarán a mis objetivos deseados, caminar hacia todo lo que quiero. Y es que con la voluntad de salir adelante, conseguiré superar mis obstáculos y alcanzar mis sueños. Trabajar con tenacidad y con serena seguridad, es la forma de caminar hacia el éxito, pero no un éxito efímero.No importa cuantas traiciones me encuentre por el camino, lo importante es levantarme y volver a andar.

Nuestro mayor mérito estará en cultivar las mejores virtudes y cada obstáculo que encontremos en la vida, será un motivo más para subir más alto; hemos venido a este mundo para triunfar no para fracasar. No podemos controlar los aspectos externos e impredecibles desde el comportamiento aleatorio de algunas personas hasta una crisis económica o política,  pero si podemos ser dueños de nuestras decisiones, de nuestro destino.

En estos días sigamos el ejemplo de Jesús, después de un gran éxito  encontró todos los obstáculos y dificultades posibles incluida la traición, hasta morir en la cruz, pero su éxito no fue efímero , su sacrificio tuvo la mayor recompensa alcanzar la gloria, superando todo, resucitando. Esta semana es invita a meditar y revisar nuestros verdaderos sueños.

Mi exito no será una estrella fugazSi quiero que el éxito no sea una estrella fugaz en mi vida tengo que estar alineada con los cambios y la velocidad de esos cambios en el entorno externo; además de no perder mi foco. No puedo olvidarme de las personas de mi alrededor gente correcta y  motivada, con quienes crear equipo ( esto incluye amigos, familia y por supuesto las personas del trabajo). Hay que estar dispuestos al cambio, si no cambias no vas a tener éxito. Como demostró Jesús, para consolidar un éxito y que este no se volatilice, se requiere un  liderazgo constante que inspire todos los días, motive cada día, desarrollando a otras personas y aprendiendo los unos de los otros, no hay atajos ni caminos cortos, como un atleta de élite hay que entrenar para acortar la distancia entre el querer y el poder.

“Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.” Filipenses 2:3-4

Un objetivo fundamental: Ser feliz!

Por primera vez hoy 20 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Felicidad, reconociendo que la búsqueda de la felicidad es un objetivo común de la humanidad. Para mi especialmente es un buen día, estoy mejorando de mis migrañas (día de visita a mi neuróloga)  y ha empezado la primavera finalmente con un día soleado. Pero ¿qué significa ser feliz? si la felicidad es un objetivo fundamental del ser humano, claramente esta en mi Querer Todo ¿qué necesito para alcanzarla?.

Soy feliz al llegar a casa y disfrutar de mi gatito LucaLa felicidad es una emoción, de hecho la única emoción claramente positiva, y al ser una emoción nuestra racionalidad poco tiene que ver en ella, depende del sistema límbico. Lo interesante es entonces reconocer cuando sentimos esa emoción y racionalizarla, transformarla y potenciarla. Pero incluso teniendo claro este concepto, se hace muy complicado definir ¿qué es lo que me hace feliz?, ¿por qué esa búsqueda continua de la felicidad? ¿donde esta la felicidad?. Hace un año aproximadamente leí el libro de Eduardo Punset: El viaje a la Felicidad, y a través de la reflexión conjunta leyendo el libro pude entender algunas cosas, evolutivamente consumimos nuestro esfuerzo en reproducirnos y en el alto coste de mantenimiento con una pequeña esperanza de vida digamos 30 años, y la felicidad quedaba pospuesta para el más allá, después de la muerte. Ahora que nuestra esperanza de vida se alarga cada vez más, nos plantearnos el objetivo de ser felices. Una de las ideas más importantes que saque de mi lectura es que para emprender el viaje a la felicidad debemos tomar conciencia de aquellas cosas que son buenas y nos ayudan a ser más felices, aquellas que nos restan felicidad sin olvidar que también tengo influencia de la carga heredada  ya sean genéticos, problemas de salud, el envejecimiento o circunstanciales como la situación social y política del lugar donde vivo.

¿Qué resta felicidad? Sin duda el sufrimiento. Un porcentaje muy alto de nuestro sufrimiento esta creado por nosotros mismos, muchas veces los problemas surgen de nuestra manera de enfrentarnos a ellos, no de los hechos en realidad. Los dragones, nuestros miedos debe dejar de ser agobiantes y resultar estímulos positivos. La gestión inteligente de nuestras emociones evitará que restemos de gratis felicidad.

Entonces, ¿cómo puedo hacer para ser feliz, para emprender mi viaje hacia la felicidad?. Pues aquí unas cuantas ideas fáciles de poner en práctica para sumar felicidad:

  • Empezar y terminar mis proyectos con emoción. Emocionarme con lo que hago, ya sea mi trabajo, mi relación de pareja, cada pequeña tarea que me emociona, suma,  cada proyecto que emprenda sin emoción, muy posiblemente reducirá mi felicidad. así que ¿ por qué no invertir tiempo en un plan para alcanzar  esos objetivos que a priori creo que me harán feliz? Mi estado de ánimo aumentará muy probablemente al perseguir estas metas, me sentiré fenomenal si estoy actuando en busca de las cosas que realmente valoro.Lo que tengo Ya y me hace felix
  • Disfrutar de la búsqueda porque al final el placer, el bienestar y la felicidad están en el proceso de búsqueda y no tanto en la consecución de eso que queremos.En la búsqueda con altas expectativas radica la felicidad. (Efecto Pigmalion) Piensa en grande y conseguirás grandes metas. Si creo que fracasaré o mis dragones me cierran el camino sin hacer nada al respecto, mi felicidad se irá a pique.
  • Dedicar unos minutos cada día para pensar en las cosas que me hacen feliz. Estos pocos minutos me dan  la oportunidad de centrarme en lo que ya tengo y es positivo en mi vida, alimentando mi felicidad. Pensar en lo que no tengo como lo que no tendré jamás solo me generará vacío.
  • Tiempo para mi misma, pequeños detalles una comida especial, un baño relajante, tumbarme en el sofá acariciando a mi gato Luca; que graben en mi subconsciente la sensación de bienestar. El estrés es un sumidero de mi propia felicidad así que hay que contrarrestarlo
  • Mantener mi salud es otra manera de alcanzar la felicidad. Tener migrañas, comer y dormir mal, puede tener un efecto negativo en mi estado de ánimo. Hacer ejercicio  libera endorfinas que dan una sensación de bienestar y felicidad.
  • Cultivar las relaciones personales ya sea con la familia, los amigos incluso en el trabajo, es fuente de felicidad. Al sentirme útil y querida estoy fomentando mi felicidad La falta de sociabilidad y la ausencia de amistad crean un efecto negativo en nuestro estado anímico.

Disfrutar de mi familia es fuente de felicidadLa felicidad es racionalizar nuestra emoción como una actitud frente a la vida y es mi  responsabilidad proponerme SER FELIZ, confiar en mi misma y en mis posibilidades. También el aceptar mis errores, relativizar los problemas y las dificultades, disfrutar de lo que ya tengo, hacer lo que me gusta y sacar el tiempo para ello ( pintar, bailar) me acerca a la felicidad. Y si tengo que añadir algunos ingredientes más sin duda ser positiva, reírme de mi misma y apoyarme en las personas que me quieren.

¿ qué ideas tienes tu para ser feliz?

“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias”Locke, John

Enfrentando a mis dragones

Esta semana ha sido extraña, mis días han sido largos y con más actividades de las que soy capaz de gestionar. Ha sido una semana en la que una serie de acontecimientos, me han llevado a pensar en que cada uno de nosotros tiene unos cuantos dragones encerrados en las mazmorras del propio castillo, sufriendo cada día el riesgo de que escapen y tengamos que afrontarlos. Cuando te pones de frente a uno de estos dragones, seguramente querrás salir huyendo o simplemente esconderte lo antes posible y es que todos estos dragones se llaman MIEDO. Todos los días vemos las señales de estos dragones y con frecuencia en forma de estrés, inquietud, ansiedad y una variedad de otras formas negativas. Así que hoy he decidido bajar a mis mazmorras y enfrentarme cara a cara, a mis dragoncitos.

Enfrentando a mis dragonesMi primer dragón, es el mayor y más grande, miedo al abandono. Se alimenta de situaciones como intervenciones quirúrgicas  divorcio de los padres, rupturas de pareja, así que mi dragón ha estado muy bien alimentado desde que soy una niña. En general este dragón ha tenido comida gratis desde que nacemos, porque un bebe es incapaz de sobrevivir si lo abandonan, por tanto este miedo es instinto de supervivencia. Este dragón ataca nuestra autoestima y nos hace cuestionarnos cuanto valemos, hace que queramos quedarnos en la celda con él perdiendo nuestra propia esencia. Así que la única forma que tengo de plantarle cara es  disfrutar el tiempo que tengo para mi misma SOLA, también le planto batalla tomando decisiones sin pensar en como reaccionarán los otros, porque quien me quiere respetará mi esencia y no querrá cambiarme y por supuesto decir que no y que me digan que no también lo mantendrá a raya.

Otro de mis dragones, miedo al fracaso o a cometer un error. Este dragón se ha alimentado de errores pasados, lo que es normal en todo ser humano, pero ha significado un obstáculo en el camino del éxito. Otros de sus alimentos favoritos han sido el pesimismo y el no arriesgar, justamente por no querer fracasar, y claro que comía del miedo a recibir una critica o a perder. Es el dragón que me enseña la mayor cantidad de excusas y lo peor es que en algunas ocasiones le hago caso y pospongo mis planes, incluso me lleva a jugar a medias, pensando en conservar más que en ganar. Así que para poder enfrentarlo tengo que asumir que cometer errores es solo un paso más para alcanzar el éxito, y siempre ganaré el aprendizaje acumulado gracias a esos errores. Con el compromiso de levantarme cada vez que caiga este dragón estará bajo control.

Mis miedos mis dragones_phixrHay un dragón que he logrado domesticar y vivimos en una tensa armonía, como viejos conocidos, miedo al cambio. Se alimenta del olvido de luchar por lo que queremos, de nuestra permanencia en la zona de confort, en lo que conocemos, crece con nuestro miedo a lo desconocido cuando preferimos sacrificar incluso nuestra felicidad con tal de no cambiar. Con este dragoncito tengo que estar atenta porque aunque se que como personas somos capaces de adaptarnos a nuevas situaciones, y aparentemente he realizado muchos cambios exitosos en mi vida, a veces se rebela y me paraliza.

Y claro que existen más dragones sueltos por ahí, miedo al éxito, a no estar a la altura, a tomar decisiones, al compromiso, a hablar en publico, a la soledad, al futuro. Todos hemos sentido miedo en algún momento de nuestra vida y eso es lo más natural del mundo, tenemos dragones cerca. Cada uno somos responsables de identificar nuestros propios dragones y dejar de ponernos excusas para enfrentarlos. Las excusas claramente son un gran obstáculo a la hora de conseguir nuestros sueños, todo lo que queremos. Los dragones son pura emoción, al conocerlos racionalizamos el miedo y podemos sentirnos mejor y actuar en consecuencia (mas sobre como racionalizar emociones: Emocionalmente Racional). En la mayoría de casos ese final tan terrible como resultado de ver cara a cara al dragón no será malo como pensábamos ,incluso puede ser muy muy bueno y seguro sobreviviremos a ese encuentro.

Vive sin miedoSi tengo claro qué es lo que quiero y tengo una estrategia basada en objetivos realistas, podré seguir adelante, paso a paso aún si tengo un dragón bloqueando el camino. Ni siquiera tendré que matar a mi dragón, ni encadenarlo en la oscura mazmorra; solo tendré que seguir adelante pasar a su lado y decirle adiós, hasta el próximo día que quieras salir porque ya no te tengo MIEDO. Tengo el deber y el derecho de disfrutar de todos los aspectos de mi vida!. 

“No hay nada peor en la vida que perderla por miedo a vivirla”

Quiero creer en la magia

Crecer es un cambio de posición frente a la vida, dejamos de creer en el Niño Jesús, Santa Claus, los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez, dejamos de creer en la magia, y se nos olvida como jugar, incluso a veces se nos olvida reír sin razón aparente. Llega una edad en la que somos adultos y podemos votar, conducir un coche, podemos salir de marcha y comprar copas, pero dejamos atrás una serie de cosas con las que nos sentíamos cómodos y que con la edad perdemos. Al hacernos mayores adquirimos mayores responsabilidades y compromisos, somos más conscientes que nuestros actos tienen consecuencia y que los problemas se tienen que afrontar. Nos damos cuenta que no podemos decir,” Eso no vale, vuelve a empezar”, como en nuestros juegos de la infancia.

NiñasCuando somos pequeños soñamos con ser mayores, jugamos a los papas y mamas, a disfrazarnos con la ropa de nuestros padres, somos médicos, cocineros, astronautas, ingenieros, bomberos; según vamos cumpliendo años aspiramos a ser independientes y tener autonomía, sobre todo deseamos libertad para encausar nuestra propia vida. Empezamos a dar nuestros primeros pasos solos, nos vamos de la de los padres, podemos hacer con nuestro tiempo lo que queremos, estudiamos una profesión ( en el mejor de los casos elegida y en muchos otros alejada de nuestros sueños infantiles) y en ese momento nos damos cuenta que crecer no es tan maravilloso como soñábamos y nos da miedo dejar todo aquello con lo que nos sentíamos cómodos. Buscamos la aprobación de los demás, aprendemos a tomar decisiones, aceptar responsabilidades, comprender las opiniones ajenas, soportar las frustraciones y aceptar el rol que tenemos dentro de la sociedad y muchas veces en este proceso nos sentimos solos y perdidos.

Se dice que a partir de los 33 años hasta los 45 estamos en la fase de asentamiento en nuestro desarrollo como personas. Se espera que tengamos una identidad segura y estable tanto en nuestro ámbito profesional como en las relaciones amorosas. Nuestro mundo se centra en lo que hemos logrado hasta ahora y aquellas infinitas posibilidades de nuestros sueños infantiles y adolescentes se han esfumado. Y por eso nos podemos encontrar en crisis, tal y como me encuentro yo , reinventandonos, cuestionándonos si somos lo que queremos ser. Si no conseguimos una identidad propia, y claramente definida en esta fase de nuestra vida, cualquier critica, rechazo o fracaso, nos podría afectar de tal manera que nos hundiría totalmente. La falta de seguridad sería sin lugar a dudas un gran dilema existencial.

CrecerY aquí me encuentro yo, intentando entender ¿qué significa madurar?. A nivel profesional tengo claro quien soy, donde estoy y donde puedo llegar, al menos el camino lo he trazado hace muchos años. Pero ¿qué pasa realmente en mi mundo personal? Muchas veces he asumido erróneamente que madurar implicaba cambiar y dejar de divertirme, porque vivir a 8000 km de distancia de mi familia desde muy joven me ha hecho demasiado responsable y centrada en mis objetivos profesionales, eso si, he tenido la suerte de disfrutar con mi trabajo. En muchos aspectos puedo decir que he madurado porque voy aclarando mis ideas acerca de quien soy y a donde quiero ir, he dejado de llorar por las pequeñas cosas y no pongo en duda, la mayoría de veces, que soy capaz de conseguir todo lo que me proponga. Entiendo que madurar significa compromiso, el compromiso que tiene que ver con la responsabilidad, con responder por lo que decido. NO significa estar obligado a nada, no significa mantener esta decisión infinitamente, significa ir chequeando cada día quién soy a través de lo que decido y de lo que elijo y creo que este es uno de los problemas mas grandes que nos encontramos al crecer, el miedo a comprometernos.

Por eso me pregunto ¿Es que alguna vez maduramos del todo? Creo que en general seguimos con los mismos problemas dudamos de nuestras decisiones, tropezamos continuamente. Si pudiéramos ir por la vida sin ningún obstáculo, perderíamos la motivación de esforzarnos y mejorar, si pudiera estar segura al 100% de todas las decisiones que he tomado en mi vida, perdería el rumbo, si no me hubiese equivocado hubiese perdido la oportunidad de aprender. Seguramente no sería ni la mitad de fuerte de lo que soy ahora,  si no hubiese tenido que caer y levantarme mas de una vez.

Pero crecer puede hacernos perder la capacidad de sorprendernos, de hacer preguntas sin respuesta, crecer nos hace creer que la magia no existe y con ello dejamos de ser quien somos en realidad. Perdemos la capacidad de ser espontáneos y creativos. En la niñez se hallan las claves de nuestro destino, quiénes somos, qué hemos venido a hacer aquí.

Creyendo en la magiaHoy quiero recuperar esa magia de mi infancia, esos sueños infantiles, voy despertar a mi niña interior, y devolverle la luz que le he negado estos últimos años. Porqué crecer y madurar tiene que ver mas con aprender a canalizar nuestra creatividad, expresar quien somos y disfrutar de la vida, y no tiene que ser doloroso si somos capaces de mantener la magia de nuestra infancia, de sentirnos en el corazón eternamente jóvenes

“El puente mas grande para conocer la magia de la alegría es la VIDA… nos damos cuenta lo mucho que valemos al estar en ella”  Paulo Coelho