El que se cansa pierde

El que se cansa pierdeHe tomado la frase que nos esta ayudando a todos los venezolanos para seguir adelante en busca de una Venezuela mejor, como inspiración y titulo de esta entrada. Pero no es sobre mi país natal que hablaré en este post. Hoy voy a escribir sobre la fuerza de voluntad, la perseverancia, el no cansarnos, no rendirnos, porque si lo hacemos no alcanzaremos nuestros objetivos.

Paso muchas horas al día intentando generar nuevos proyectos, y es agotador. La crisis económica en la que se encuentra inmersa España ( si si por mucho que digan los gobernantes que ya salimos de ella, o que es un estado de animo no es así) hace que las empresas inviertan en lo mínimo, controlen al máximo sus costes. La única forma de conseguir un éxito es perseverando día tras día, superando el NO tras NO, ya que en algún momento daremos con la puerta adecuada en el momento justo.

Los estudiantes venezolanos son mi ejemplo cada vez que quiero tirar la toalla. Más de dos meses de de protestas y siguen en la calle, porque creen firmemente en que las cosas deben cambiar y que el gobierno no puede seguir ignorando la gran crisis que vive nuestros querido país,. Ellos finalmente han tomado conciencia de la grave situación en la que se encuentra el país. Nos vale a todos y en muchos ámbitos de nuestra vida.

Es gracias a este ejemplo que puedo decir sin equivocación  que la perseverancia mucho tiene que ver con la consciencia.  La conciencia es un fenómeno neurológico complejo, otorgándonos la capacidad de entendernos a nosotros mismos, de dar sentido  a  nuestra propia existencia. La conciencia se aplica a lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal de nuestras acciones. Es el estado cognitivo que nos permite interpretar, relacionar  estímulos externos conformando la realidad.

FOCO en ObjetivosLa conciencia se ve perturbada por las enfermedades, mala alimentación, dormir poco o mal, el estrés, trabajar en exceso… En esta situaciones yo misma o cualquiera es incapaz de concentrarse en lo que desea, por lo que hay que trabajar la perseverancia. Mi ejemplo más claro es cuando tengo alergia no soy capaz de centrarme, mi sentido de responsabilidad merma, porque estoy nublada con los síntomas.  Si no puedo concentrarme, poner foco, es imposible  emprender el camino de mis sueños. Una idea para clarificar nuestra conciencia, y que nuestras ideas estén enfocadas es la meditación.

La meditación no es mas que un proceso de introspección, para buscar soluciones a una situación problemática. Es ser capaz de admitir que nos equivocamos, que tenemos cosas desagradables que debemos rechazar o mejorar.  Cambiar empieza por querer hacerlo y por supuesto siendo perseverantes. Muchas de estas cosas son los obstáculos que nos dicen, rindete, estas cansada, hasta cuando vas a seguir intentándolo.

Por otra parte el sentimiento que conscientemente le otorguemos a un objetivo, será determinante para alcanzarlo. Si el objetivo nos entristece seguramente tiremos la toalla antes de empezar. Si por el contrario somos positivos y lo asumimos con ilusión, tendremos la energía necesaria para no cansarnos y seguir luchando. Algo que a mi me funciona, respirar profundo, cargarme de positivismo y seguir adelante!

Me ha encantado una cita de Paulo Coelho:

“El Buen Combate es aquel entablado en nombre de nuestros sueños. Cuando explotan dentro de nosotros con todo su vigor, en la juventud, tenemos mucho coraje pero todavía no hemos aprendido a luchar. Después de mucho esfuerzo, hemos aprendido a luchar, pero ya no tenemos el mismo coraje para combatir. Por eso, nos volvemos contra nosotros mismos y pasamos a ser nuestro peor enemigo. Decimos que nuestros sueños eran infantiles, difíciles de realizar o fruto de nuestra ignorancia de las realidades de la vida. Matamos nuestros sueños porque tenemos miedo de entablar el Buen Combate.”

No rendirseRecuperar la energía de mis sueños infantiles, aquellos que a día de hoy están anclados en mi realidad y lanzarme al Buen Combate porque solo así lograré mis sueños.

El que se cansa pierde, así que yo no me cansaré nunca y seguiré en mi camino de QUERER TODO. Si me rindo no sabré lo cerca que estaba de alcanzar mis sueños.