El que se cansa pierde

El que se cansa pierdeHe tomado la frase que nos esta ayudando a todos los venezolanos para seguir adelante en busca de una Venezuela mejor, como inspiración y titulo de esta entrada. Pero no es sobre mi país natal que hablaré en este post. Hoy voy a escribir sobre la fuerza de voluntad, la perseverancia, el no cansarnos, no rendirnos, porque si lo hacemos no alcanzaremos nuestros objetivos.

Paso muchas horas al día intentando generar nuevos proyectos, y es agotador. La crisis económica en la que se encuentra inmersa España ( si si por mucho que digan los gobernantes que ya salimos de ella, o que es un estado de animo no es así) hace que las empresas inviertan en lo mínimo, controlen al máximo sus costes. La única forma de conseguir un éxito es perseverando día tras día, superando el NO tras NO, ya que en algún momento daremos con la puerta adecuada en el momento justo.

Los estudiantes venezolanos son mi ejemplo cada vez que quiero tirar la toalla. Más de dos meses de de protestas y siguen en la calle, porque creen firmemente en que las cosas deben cambiar y que el gobierno no puede seguir ignorando la gran crisis que vive nuestros querido país,. Ellos finalmente han tomado conciencia de la grave situación en la que se encuentra el país. Nos vale a todos y en muchos ámbitos de nuestra vida.

Es gracias a este ejemplo que puedo decir sin equivocación  que la perseverancia mucho tiene que ver con la consciencia.  La conciencia es un fenómeno neurológico complejo, otorgándonos la capacidad de entendernos a nosotros mismos, de dar sentido  a  nuestra propia existencia. La conciencia se aplica a lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal de nuestras acciones. Es el estado cognitivo que nos permite interpretar, relacionar  estímulos externos conformando la realidad.

FOCO en ObjetivosLa conciencia se ve perturbada por las enfermedades, mala alimentación, dormir poco o mal, el estrés, trabajar en exceso… En esta situaciones yo misma o cualquiera es incapaz de concentrarse en lo que desea, por lo que hay que trabajar la perseverancia. Mi ejemplo más claro es cuando tengo alergia no soy capaz de centrarme, mi sentido de responsabilidad merma, porque estoy nublada con los síntomas.  Si no puedo concentrarme, poner foco, es imposible  emprender el camino de mis sueños. Una idea para clarificar nuestra conciencia, y que nuestras ideas estén enfocadas es la meditación.

La meditación no es mas que un proceso de introspección, para buscar soluciones a una situación problemática. Es ser capaz de admitir que nos equivocamos, que tenemos cosas desagradables que debemos rechazar o mejorar.  Cambiar empieza por querer hacerlo y por supuesto siendo perseverantes. Muchas de estas cosas son los obstáculos que nos dicen, rindete, estas cansada, hasta cuando vas a seguir intentándolo.

Por otra parte el sentimiento que conscientemente le otorguemos a un objetivo, será determinante para alcanzarlo. Si el objetivo nos entristece seguramente tiremos la toalla antes de empezar. Si por el contrario somos positivos y lo asumimos con ilusión, tendremos la energía necesaria para no cansarnos y seguir luchando. Algo que a mi me funciona, respirar profundo, cargarme de positivismo y seguir adelante!

Me ha encantado una cita de Paulo Coelho:

“El Buen Combate es aquel entablado en nombre de nuestros sueños. Cuando explotan dentro de nosotros con todo su vigor, en la juventud, tenemos mucho coraje pero todavía no hemos aprendido a luchar. Después de mucho esfuerzo, hemos aprendido a luchar, pero ya no tenemos el mismo coraje para combatir. Por eso, nos volvemos contra nosotros mismos y pasamos a ser nuestro peor enemigo. Decimos que nuestros sueños eran infantiles, difíciles de realizar o fruto de nuestra ignorancia de las realidades de la vida. Matamos nuestros sueños porque tenemos miedo de entablar el Buen Combate.”

No rendirseRecuperar la energía de mis sueños infantiles, aquellos que a día de hoy están anclados en mi realidad y lanzarme al Buen Combate porque solo así lograré mis sueños.

El que se cansa pierde, así que yo no me cansaré nunca y seguiré en mi camino de QUERER TODO. Si me rindo no sabré lo cerca que estaba de alcanzar mis sueños.

Anuncios

El techo de cristal EXISTE!

He estado un poco desaparecida de mi blog, básicamente por falta de tiempo. El cierre de año resulto intenso unido a las fiestas navideñas, me dejaron sin fuerza para nada más. En esos complicados días empecé a escribir sobre una situación especialmente desagradable y por desgracia muy arraigada en España aunque se empeñen en decir que no: “EL TECHO DE CRISTAL” o “Glass ceiling barriers” originalmente en ingles. Finalmente ahora en enero puedo terminarlo.

techo de cristalPara quién no este familiarizado con esta expresión “Se denomina así a una superficie superior invisible en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que nos impide seguir avanzando. Su carácter de invisibilidad viene dado por el hecho de que no existen leyes ni dispositivos sociales establecidos ni códigos visibles que impongan a las mujeres semejante limitación, sino que está construido sobre la base de otros rasgos que por su invisibilidad son difíciles de detectar.”

Pues bien, aunque alcancemos niveles directivos, el techo de cristal sigue pesando sobre nuestras cabezas. Parece ser que algunos hombres consideran a las mujeres no aptas para negociar y solicitan la presencia de un superior, y se extrañan e insisten sobre la presencia de ese jefe en reuniones de negociación por mas que le explicas que tienes todo el poder de negociación y que tu decisión es la de la empresa, por algo eres una directiva. Entonces parece que aún rompiendo el techo de cristal de nuestra propia empresa la sociedad y en concreto el mundo de los negocios existen prejucios sobre la mujer en puestos de toma de decisión.

Dentro de la propia empresa las cosas tampoco son fáciles. Es un secreto a voces que en muchos casos las mujeres debemos demostrar nuestra capacidad más que los hombres para alcanzar o tener accesos a puestos de dirección, en iguales condiciones. No pretendo generalizar porque como en todo hay excepciones, simplemente dando una vista rápida a mi alrededor encuentro datos suficientes para estar de acuerdo con que esta situación existe.

No es para menos, en España los hombres abarcan casi todos los puestos de alta dirección y son contadas las mujeres que entran en este selecto grupo. Si una mujer ocupa una posición tradicionalmente masculina, se nos observa de forma más inquisitiva que nuestros compañeros hombres y por supuesto el nivel exigido es la “excelencia”.

rompiendo barrerasY aun así creo que lo peor, son los estereotipos que a priori nos bloquean y que lamentablemente aún escucho en la boca de algunos de mis clientes y colegas, con frases tan lapidaras como las mujeres temen ocupar posiciones de poder”, “a las mujeres no les interesa ocupar puestos de responsabilidad”, “las mujeres no pueden afrontar situaciones difíciles que requieran autoridad y poder”… Obviamente estas ideas que a mí me suenan absurdas, tienen consecuencias importantes, tanto NO nos marca (mas información sobre el poder del NO ). Por una parte convierten a las mujeres en “no-elegibles” para puestos que requieran autoridad y ejercicio del poder. Por otra, hay mujeres que de tanto escuchar que “no pueden” lo asumen y lo interiorizan, se lo creen sin cuestionar y lo que es peor, terminan creyendo que es el resultado de una elección personal, bloqueando de esta manera sus propias carreras. También es cierto, que cada vez somos mas las mujeres que enfrentamos y admitimos que existe este conflicto y lo enfrentamos con diferentes recursos cada vez que accedemos a puestos de responsabilidad, de dirección.

Otros aspectos que nos marcan para dudar de nuestras propias capacidades, parten de la educación (tanto del sistema educativo o la propia familia), del malabarismo que tenemos que hacer para compaginar la vida personal con la laboral y la propia falta de modelos femeninos con los cuales identificarnos, nos agudiza nuestras propias inseguridades al acceder a puestos directivos, tradicionalmente ocupados por hombres.

Además de todo esto, si logramos romper parte de este cristal, nos encontramos con que las mujeres directivas son muy exigentes consigo mismas y tratan de hacer equipo con los mejores. Así que no podemos esperar que porque una mujer ha roto el cristal, por ser mujer nos ayudará a romper nuestro trozo de techo. Simplemente si en los mejores se encuentra una mujer la apoyarán, pero no por ser mujer sino porque es la mejor.  En igualdad de condiciones entre un hombre y una mujer, muchas veces se cae en el propio temor de lo difícil que es conciliar la vida personal con la profesional y por eso existe la falsa creencia que las mujeres no se apoyan en el desarrollo de la carrera, fortaleciendo aún más esta barrera de cristal.

Rompiendo el techoNo se si tendré que conseguir armas de destrucción masiva, para romper el techo de cristal que aún hay sobre mi cabeza, lo que si tengo claro es que cada día con mis acciones iré empujando este techo, hasta que seda, porque no me conformaré , no me limitaré y no quiero barreras, llegaré tan lejos como YO MISMA quiera llegar, no hasta donde dicen que puedo.

He aprendido de los hombres a venderme y explotar mi networking, saliendo de mi zona de confort. Cada día potencio mi marca personal, me preparo, me informo, estoy al día y lo comparto. Digo NO al miedo de no poder ser quien quiero ser a nivel profesional!! Y a todas las mujeres como yo que no se conforman:   No hay quien nos detenga!.. BYE BYE TECHO DE CRISTAL!

 

 

 

Cuando jugar no es divertido: El teléfono roto

Telefono con vasosCuando era pequeña, durante las vacaciones en la casa de la playa, nos solíamos reunir toda la familia, grandes y pequeños a jugar. Muchas veces juegos de mesa, Bingo, Monopoly,  Pokino ( que te hacia sentir en un casino de verdad) y otros tan simples como mímica para adivinar películas o al teléfono donde nos sentábamos en un círculo en el porche de la casa y cada uno iba susurrando una palabra o frase en cadena a través de vasos de plásticos unidos por un pabilo, hasta que al último le tocaba decir en voz alta lo que entendió. Era muy emocionante cuando te llegaba el turno pero más aun las risas cuando la última persona decía lo que había entendido. Y es que prácticamente nunca, el mensaje original  llegaba al último participante. Generalmente aparecían frases incoherentes, resultado de la mala modulación de algunos, sordera de otros incluso de equivocaciones intencionadas de algunos como mis primos Eduardo y Oswaldo para cambiar el sentido.

Últimamente este juego del teléfono roto esta muy presente en mis días, eso si, sin carcajadas inocentes. Tanto a nivel empresarial como en el personal, la gente escucha una parte de lo que quisimos decir, quizás la que le conviene o quizás no escuchan simplemente. También sucede que en muchos casos no somos capaces de transmitir correctamente un mensaje para no dar lugar a dudas o mal-interpretaciones.

Seguramente como yo, alguna vez te has encontrado haciendo las siguientes preguntas o escuchándolas “¿Cuántas veces tengo que repetir esto para que se me entienda?” “¿Pero es que hablo en chino?” “¿En qué momento nos vamos a comenzar a entender?”… y no, no estoy hablando del matrimonio,  estoy hablando de negocios, de la comunicación entre miembros de un equipo, de la empresa.

Fallo en la comunicaciónNuestros paradigmas condicionan nuestra forma de entender un mensaje. No todas las personas razonamos de igual forma. Recuerdo un ejercicio practico en un taller de comunicación donde se nos pedía con los ojos cerrados, seguir una serie de instrucciones para doblar una hoja de papel blanco, después de varios doblajes según dichas instrucciones, rasgar la esquina superior derecha. Todos recibimos las mismas instrucciones y de los 10 participantes solo 1 logro el resultado esperado, el resto termino con formas muy diferentes en el papel a pesar de seguir las mismas instrucciones ¿donde esta el fallo?. En mi mundo laboral y quienes trabajan en esto me entenderán, sucede este fallo continuamente, cuando las necesidades del usuario y el resultado final del proyecto están muy alejados y el proyecto se transforma en una continua gestión del cambio, o cambios de alcance en el mejor de los casos.

Todo empieza con un problema de comunicación, e inicia cuando dejamos de escuchar a los otros y empezamos a escucharnos solo a nosotros mismos, cuando decimos: “Te entiendo” pero aun seguimos con nuestros zapatos puestos, cuando nos sentamos en nuestras posiciones y dejamos que nuestros sentimientos ocupen el lugar que le corresponde a la razón, o por prisas decimos entender sin estar seguros; y por supuesto del otro lado no siendo claros y concretos en nuestras explicaciones. A veces este teléfono roto no solo afecta a los proyectos sino directamente a nuestra vida personal. Ya dijo Paulo Coelho: “No pierdas el tiempo con explicaciones: la gente sólo escucha lo que quiere oír”. 

Chismes y rumoresLa comunicación oral, el boca a boca produce el efecto en cascada al igual que el juego del teléfono y cada quien va agregando su propia versión a la comunicación de acuerdo a su interpretación y entendimiento, además se agrava con el hecho de que el ser humano no suele recordar las cosas tal y como ocurrieron sino que dependiendo del estado de animo, y otros aspectos las va modificando. A veces por muy pesado que parezca dejar las cosas por escrito, es la única alternativa para evitar un teléfono roto en la relación con un cliente o en la ejecución de un proyecto. Pero nuestro día a día es comunicación oral de forma que sin muchos preámbulos, nos encontramos dándole la bienvenida a rumores y chismes  que tienen mas que ver con la desinformación, con una realidad falseada, por lo que normalmente tienen connotaciones dañinas. La intencionalidad de este tipo de comentarios es claramente tendenciosa, y hacerlos circular contribuye a crear un ámbito negativo. Esta claro que el efecto más negativo del chisme es engendrar resentimiento y convertirse en un obstáculo para la comunicación efectiva y la colaboración.

Así que hoy me encuentro recopilando una serie de tips para evitar los chismes o cotilleos, sobre todo en el ámbito laboral o al menos afrontarlos de la mejor forma:

1. Quitarles importancia, no hay que dejar que se conviertan en otro problema laboral, que te desconcentre incluso cree enemistades entre miembros de un equipo. Así que dejarlos de lado es una primera buena opción.
2. Evitar hablar de mi misma, cuando empezamos a hablar de los secretos más profundos de nuestra vida con los colegas, de repente puedes  ser la estrella del chisme de la oficina al lado. Del mismo modo no convertirme en receptora de los secretos de otros y mucho menos divulgar información delicada sobre el trabajo.
3. Ser neutral, no involucrarme, en boca cerrada no entran moscas, escuchar aunque resulte muy tentador hacer algún comentario, evitarlo porque eso puede romper la imparcialidad y buscarme problemas en el futuro. Incluso lo ideal es comentar que no me interesa esa información y así cortarlo de raíz
No desperdicies la energía que tienes que utilizar para lograr lo que quieres, tus sueños y metas.

No desperdicies la energía que tienes que utilizar para lograr lo que quieres, tus sueños y metas.

4. Identificar personas tóxicas, son las personas que siempre se quejan y los que siempre están en el ojo del huracán cuando se propagan los chismes. Por eso debemos extremar los cuidados en la relación con ellas, ser amable sin necesidad de socializar más allá de lo estrictamente necesario.

5. Aclarar todo lo que se pueda aclarar al ser detectado, buscar a la persona que este vinculada con el chisme y preguntarle si tiene alguna duda que la trate directamente conmigo y así evitar la cadena de rumores o chismes.
Por último, sea donde sea, en mi trabajo o entre mis amigos y/o familia si escucho un chisme, rumor, no debo difundirlo, esa información morirá en mi, es la única forma de romper el efecto teléfono roto.
“Ten menos curiosidad por la gente y más curiosidad por las ideas”. – Marie Curie

Rendirse nunca, lucha por tus sueños

Tenía preparadas otras entradas para estas fechas, incluso una dedicada a mi septiembre, el mes en el que vine a este mundo y en el que cada año renuevo las ganas de seguir disfrutando de mi vida. Aún así he empezado esta entrada sobre no rendirme y seguir luchando por mis sueños, sobre todo para seguir soñando porque para que algo se haga realidad, primero hay que soñar.

Sueña en Grande!A veces no sabemos lo que queremos, muchas mas veces de lo que pensamos, solemos saber y reconocer aquellas cosas que no nos gustan, que queremos fuera de nuestra vida, pero no cuales son nuestros sueños, nuestros imprescindibles de vida. Los sueños son esos pensamientos e ilusiones que tenemos y que, de alguna u otra forma, se han ido construyendo poco a poco a lo largo de nuestra vida, incluso desde nuestra infancia. Recordarlos nos hace felices, y si ya los hemos cumplido todavía más. Pero ¿qué pasa con esos sueños que siguen allí esperando y que por una razón u otra no se han podido cumplir? Son realmente importantes? y lo más importante, ¿están anclados en la realidad? o ¿se han convertido en fuente de desilusión?

Es imprescindible, cada cierto tiempo dedicar un tiempo a la reflexión, como siempre digo a mirar mi ombligo y ver donde estoy, independientemente de la respuesta, aceptar donde estoy y apreciar también quien soy y lo que tengo. Es un momento para no lamentarme por los sueños que no he sido capaz de cumplir y en su lugar, a partir lo que tengo, de donde estoy re-inventar mis sueños para que me lleven donde quiero estar. En realidad estoy muy feliz porque he cumplido gran parte de mis sueños y cada día se consolidan más, solo que necesito un empujón en voz alta para continuar soñando y no tirar la toalla cuando el camino es más difícil de lo pensado inicialmente.

Para mirar el ombligo :MeditarPara mirar mi ombligo nada mejor que la meditación, desconectar del ruido, a veces nuestros propios paradigmas y miedos tienen el control de nuestra vida de forma inconsciente. Con la meditación podremos saber cuales sueños de esos que aún están pendientes, tienen realmente importancia y los que no necesitamos (también tenemos “sueños distracción” que nos alejan o apartan de los realmente importantes porque al alcanzarlos no sentimos una real satisfacción y no suelen ser fáciles de detectar). De esta forma podemos tener las cosas más claras y tener noción de quién somos y lo que queremos hacer. Así que me levantaré un poco antes cada día para meditar. (para empezar a meditar solo necesitas 5 minutos, concentrarte en respirar manteniendo la espalda recta y elevarte por encima de tus pensamientos, del ruido, relájate y disfruta…)

Los obstáculos que se atraviesan en el camino de los sueños no siempre son salvables fácilmente, al menos no de la forma que pensábamos inicialmente, porque nuestra mente nos limita partiendo de nuestros propios miedos y paradigmas. Cuando esto ocurre, perdemos la esperanza, nos negamos ver alternativas y los damos por perdidos, lo que nos genera una gran frustración. Sentirme frustrada es algo que no quiero en mi vida, por eso no me rendiré y agotaré todos los medios conocidos y por conocer para alcanzar esos sueños ya anclados en la realidad que son indispensables en mi vida. Lo imposible a veces no es mas que dejar de intentarlo, como he dicho mas de una vez, no hay imposibles solo que tardarán un poco mas. Para inyectarme positivismo, he vuelto al gimnasio después de mucho tiempo, además empezaré a practicar un poco de Yoga al despertarme de forma que mi cuerpo y mi mente se encuentre mejor preparado para  afrontar mis retos.

Los sueños son mis metas, mi positivismo, mi ilusión mis ganas, mi perseverancia, mi voluntad son el transporte que me llevará por el camino y por supuesto la realidad, mi realidad actual, el punto de partida. Para saber que el camino es el correcto solo hay que sentirse bien, pasar horas moviéndote hacia el sueño disfrutando del viaje por más dificultoso que parezca. Si dejo de evaluar lo que estoy haciendo, si tiene sentido o no, es cuando empiezo a conseguir esos sueños que parecían imposibles.

Se Puede, siempre que creas que puedes!

Se Puede, siempre que creas que puedes!

Lo único imposible, es alcanzar algo sin moverte del sitio del estado actual. Si lo puedo soñar, lo puedo hacer tal y como dijo W. Disney. No me daré por vencida nunca, tengo que recordar que los sueños difíciles son los que merecen la pena, los retos son los que llenan de significado mis días. El grado de motivación y de esfuerzo va en aumento hasta que las expectativas de éxito alcanzan el 50%; a partir de aquí comienza a decrecer a medida que la probabilidad de éxito sigue aumentando. Cuando el objetivo se percibe como virtualmente seguro, no hay ninguna motivación ni ninguna respuesta.

Así que no dejaré de soñar, de soñar a lo grande, de emprender nuevos viajes desde mi realidad actual, porque no renunciaré a mis sueños! Mi mama suele llamarme “guerrera” y justamente hoy mas que nunca me siento así porque no dejare de luchar para alcanzar lo que quiero, NEVER GIVE UP!

“Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir” Disney, Walt

Ajustando el nivel de exigencia

Exigencia en mi trabajoEn mi trabajo la palabra exigencia suele ser  protagonista de mis días por distintas razones. Soy una persona con alto nivel de autoexigencia, y las personas que se exigen mucho a si mismas, son exigentes con los demás. Creo que esta debe ser la actitud de todos los que aspiran a la excelencia. La mayoría de veces, por no decir siempre, mi exigencia hace que las personas saquen lo mejor de si mismos, eso sí solo cuando están involucradas en el mismo proyecto, aunque no sea fácil al inicio. Pero no todas las personas somos iguales, y la excelencia no es un objetivo, ni todos se sienten bien cuando el nivel de exigencia es alto y a veces me cuesta asumir esto.

La persona que le exige a otros, cree que necesitan de su permanente control para que tengan un buen rendimiento ( si, esa soy yo también). No todos saben trabajar ni sentirse bien con un líder exigente, por eso es tan importante la identificación y compromiso con el proyecto así como poder ser escuchados y reconocidos. Exigir es ante todo exigirse, fundamentalmente en lo que a desarrollo se refiere, independientemente del campo. Comparto del todo la opinión de Luis Alberto Machado,: “Para que las personas den de sí todo lo que pueden, hay que pedirles más de lo que pueden” ( La Revolución de la inteligencia). Cuando un líder y su equipo tienen altos niveles de exigencia, constituyen una unidad funcional, cada uno ejecutando su rol, haciendo lo que saben hacer mejor, motivados por un propósito común y al final orientados a la excelencia.

Las altas exigencias en el día a día, pueden crear un elevado nivel de ansiedad en las personas. Los errores, las cosas imperfectas y el hecho de pensar que no se han realizado las tareas de manera suficientemente buena o que se podría haber esforzado más, son características propias de un alto nivel de exigencia, incluso extrema. Las altas expectativas son las detonantes de altos niveles de exigencia y también de frustración al no cumplirlas.

Pero, ¿donde esta el limite? ¿cómo encontrar el equilibrio?.

Apoyando a Dani PedrosaLos deportistas de élite suelen tener niveles de exigencia extremos, sin los cuales no se logra la excelencia que se espera de ellos. Me encantan las motos, y soy fiel seguidora del mundial de Moto GP donde esta temporada Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo han demostrado que sus niveles de exigencia van mas allá de los límites al correr con lesiones que el resto de los humanos no seríamos capaces de soportar ni en condiciones de reposo. La exigencia física y mental de esta competición algunas veces les impide tomar conciencia de sus propios limites. Esta actitud me ha hecho reflexionar porque la exigencia debe tener un límite y ese límite es el que te hace aún mas grande ya que te permite tomar conciencia de tus propias limitaciones, aceptar que somos humanos y que podemos fallar. De todos modos, bravo por estos dos grandes campeones que me hacen sufrir y emocionarme en cada carrera.

Aunque la tendencia al perfeccionismo se valora mucho socialmente, y se potencia desde la infancia, esta claro que si sobrepasamos ciertos limites se convierte en un gran problema y solemos darnos cuenta ya tarde. Esta es la razón de este post, recordarme que si mi exigencia empieza a interferir en mi vida personal, en las relaciones con otras personas, disfrutando menos de las actividades o con una dedicación excesiva de tiempo tengo que parar!. 

Los proyectos requieren un cierto nivel de exigencia, de esfuerzo, que debe estarRafting en equipo aderezado con constancia, paciencia, conocimientos y sobre todo una disposición a tolerar la frustración. Con querer hacer algo no basta, simplemente nos orienta hacia su realización, los castillos en el aire, la improvisación y el lanzarse al vacío para hacer un proyecto con la base de la voluntad solo nos llevará al fracaso.

Y como sigo queriendo todo y creyendo que es posible, solo es cuestión de tiempo, me plantearé ajustar mis propios niveles de exigencia. Primero controlaré la generación de expectativas al inicio de cualquier proyecto, después ya con mi proyecto en marcha las ajustaré de acuerdo al momento dentro del proceso en el que me encuentre ( al principio las cosas salen regular, y con el tiempo se van engranando y funcionando mejor) exigiré menos o más, porque con entrenamiento todo se mejora y finalmente  no olvidaré contar con el apoyo y la visión de otras personas porque las dosis de realismo compartido, las diferentes visiones facilitaran el ajuste real de expectativas y exigencias. También tengo que recordar que no por exigir más se producirán los mejores resultados.

Por último, si nos entra la frustración de no cumplir nuestras expectativas al 100%, recomiendo ( y me recomiendo a mi misma) recordar esta cita de Alejandro Jodorowsky:

“Un arquero quiso cazar la luna.
Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro.
Los vecinos comenzaron a burlarse de él.
Inmutable, siguió lanzando sus flechas.
Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo.”

.

Directo desde Madrid Woman’s week

Estoy de vacaciones y por eso un poco perdida de mi blog, la parte positiva es que tengo nuevas experiencias para compartir. La razón de mi post de hoy, es compartir con vosotros este este articulo publicado en Cuadernos de la Mujer de Madrid Woman’s Week. Muchas gracias al equipo de MWW, en especial a Brenda Valverde me ha encantado como lo han maquetado y a Carlos Mallo que me dio la oportunidad de colaborar con MWW. Espero que también os guste.

MWW 1MWW 2MWW 3

Los delfines fuente de sabiduria

Me he tomado muy en serio mis vacaciones y he desconectado de todo, incluyendo escribir en mi blog. Lo positivo es que después de unos días de relax, buena comida y un poco de cultura, todo se ve mucho mejor, surgen nuevas ideas y fuerza para poder con todo, aunque la semana este desbordada de trabajo. En estos días hice una escapada a Valencia, ciudad mediterránea estupenda, y aunque el tiempo no acompañaba del todo para estar en la playa, han sido los días perfectos para descubrir sus museos, restaurantes y disfrutar de La Ciudad de las Artes y las Ciencias. Personalmente lo mejor de esta visita ha sido el Oceanográfico, quizás porque adoro el submarinismo y me encanta todo lo que tiene que ver con el mundo submarino, aunque especialmente por los delfines. Y es que los delfines pueden ser unos grandes maestros en mi camino de alcanzar todos mis sueños.

Mi coach un delfínSiento una gran admiración por los delfines, son unos mamíferos sensibles e inteligentes y sin duda se sienten atraídos por nosotros los seres humanos, (seguro que mas de uno ha podido  disfrutar del espectáculo de los delfines jugando a nadar al lado de un barco o que se acerquen durante una inmersión ) . Recientemente se ha podido confirmar que los delfines forman sociedades, poseen una personalidad y cultura particular. Algo asombroso es que los delfines han pasado la prueba del espejo,  de esta forma se ha comprobando que tienen conciencia de sí mismos, y lo mejor de todo son capaces de percibir las emociones de sus compañeros y sintonizarse con ellos, una empatía superior a la desarrollada por los seres humanos.

Con estos datos, no es de extrañar la fascinación que siento por estos inteligentes seres, tan parecidos a mi en los aspectos básicos ya que necesitan vivir en grupo ( así como yo necesito mi hogar, mis amigos), necesitan cuidarse, protegerse y auxiliarse. Lo que también es cierto, es que son mejores que yo en general porque  este cuidado no lo hacen como manipulación, ni buscando beneficios individuales, no quiere decir que yo sea una manipuladora compulsiva pero tengo que reconocer que en muchos casos pienso primero en mi. Los delfines se cuidan, ayudan y protegen con transparencia, dedicación y eficacia, no se exterminan entre ellos, (y no me refiero ya de como los seres humanos somos victimas de la violencia callejera o las guerras, sino del exterminio sutil, del que se vive con la búsqueda de los objetivos personales sin importar a quien pisamos por el camino, bajo la premisa del todo vale) los delfines ética natural, orientada a la vida, que cada día mas escasea en nuestro mundo. Pues aquí la primera lección de mis amiguitos delfines, porque quiero que en mi hogar, en mi trabajo, en mi país o ya incluso a nivel global, mis acciones reflejen esta ética y sea capaz de contagiarla.

Empatia y Equipo en los delfinesSabemos que los delfines están habilitados para usar todos los medios para comunicarse entre ellos, ya sean sonidos, actitudes corporales que nos recuerdan a   la danza, incluso el roce de sus cuerpos. Con su comunicación, los delfines crean redes potentes de auxilio y juego y como personas cada vez somos más concientes de la importancia del networking en nuestra vida, algo en lo que los delfines nos llevan una gran ventaja. Podríamos pensar que la velocidad y gracia al nadar de los delfines, equivale a la flexibilidad necesaria que requerimos  para viajar a través del mar del cambio continuo, superando obstáculos ( evitando estrellarnos) y por supuesto sin nadar a contra corriente. Segunda lección, la adaptabilidad de los delfines nos recuerda que debemos nadar elegantemente independiente de lo cambiante del entorno, como ellos lo hacen tanto en el océano como en las piscinas artificiales que encontramos en los oceanograficos y otros centros marinos

Otra gran lección la encontramos en la capacidad de aprendizaje de los delfines, son capaces de entrenar sus talentos naturales al punto de disfrutar con ellos convirtiéndolos en un juego.  Para complementar esta capacidad de aprendizaje son a su vez grandes maestros, ellos enseñan a sus crías a obtener alimento, utilizar herramientas y a defenderse de los predadores. Incluso, los delfines en cautiverio pueden enseñar a otros los “trucos” aprendidos durante su entrenamiento que no son otra cosa que un medio para obtener comida.

Saltar obstaculos como el delfinLos delfines de forma natural nos enseñan  adaptación al cambio, capacidad de aprendizaje y de enseñanza, la importancia del equilibrio entre lo individual y lo social y la destreza para comunicarse, la libertad y la creatividad que emerge del disfrute y del juego desarrollando así todos sus talentos. Pero para mi la mejor lección que me han dejado estos encantadores delfines es la importancia de vivir en comunidad, de trabajar en equipo… Los delfines comparten, cada uno aporta lo mejor de sí mismo en beneficio del grupo, sin exigir ser especial o derechos adicionales. En equipo se logran los mejores retos y se alcanzan los objetivos mas ambiciosos.

KC en el oceanografico de ValenciaCreo que todos nosotros llevamos dentro las mismas capacidades y somos capaces de superar los mismos retos ( los talentos durmientes). Lo que marca la diferencia es la determinación y persistencia que nos lleva a entrenar y marcar nuevas metas (puede ser en el trabajo, en la vida personal…). Y para alcanzar TODO LO QUE QUIERO, voy a cultivar mis redes, la gente que me rodea, mi familia, mi pareja, mis compañeros de trabajo, mis clientes… porque cuando estamos nadando en la misma dirección, en equipo, como partners, no hay obstáculos que nos impidan llegar al destino.

Y como el delfín salto obstáculos, bailo en el mar del cambio, juego y entreno mis talentos, simplemente disfruto camino que estoy recorriendo para cumplir mis sueños!

Evitando que el éxito sea una estrella fugaz.

Ya estoy de vacaciones de Semana Santa, unos días libres no vienen nada mal, las pastelerías llenas de torrijas y huevos de pascua (mmmm rico), lo importante es que detrás de esto, es un periodo que deja muchas enseñanzas, muchos motivos de reflexión. La semana santa empieza con la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén el domingo de ramos  y poco después encuentra la muerte en la cruz, esto sin duda es digno de una buena reflexión. Sin animo de entrar en interpretaciones de carácter religioso, salta a la vista que el éxito tiene una cara oscura y peligrosa hoy estamos en la cima, pero mañana no sabemos donde estaremos. El comportamiento futuro del ser humano es totalmente impredecible y muchas veces quien te apoya hoy, quien te ha empujado, ayudado a llegar a la lo más alto, mañana será quien peor te critique, juzgue y te empuje para que caigas.

De la gloria a la muerteNo solo el comportamiento de los demás nos afecta, nosotros mismos podemos conducirnos a nuestra propia muerte (de forma simbólica por suerte no acabaremos realmente en clavados a una cruz, aunque sintamos muchas veces que cargamos con ella) , podemos ser autocomplacientes, lo que frena nuestra imaginación y pensamiento, nos volvemos rutinarios, adiós a la creatividad y la utilización de recursos que nos hizo conseguir éxito. Acostumbrarse a estar en lo más alto, a tener éxito requiere estar alerta siempre, porque si no tienes la necesidad de apelar al ingenio, consigues todo sin esfuerzo, te vuelves vago, es como dormir en los laureles de la gloria y de pronto cuando toque afrontar algo realmente importante, retador,  simplemente no lo afrontamos, perdiendo muchas oportunidades o al afrontarlo nos faltan recursos y terminamos cayendo de nuestra nube y estrellandonos.

Éxito estrella fugazPuede que para cada uno de nosotros, tener éxito signifique algo muy diferente, quizás el éxito no es mas que dar lo mejor de mi  en beneficio de otros, tiene mas que ver con ser feliz. Muchas veces pensamos en el éxito como alcanzar fama, dinero, o poder, un éxito que suele ser efímero, así que para mi el éxito esta en vivir con alegría, en poder reír y amar y tener el respeto de los demás en base a nuestro comportamiento. Cuando se confunde el éxito con las oportunidades que se logran en la vida, que en muchos casos no han sido ganadas por nuestros esfuerzos, trabajo y perseverancia, sino gracias a la influencia de otros, incluso con injusticia,no tendremos la verdadera satisfacción del éxito porque hemos bloqueado nuestro propio crecimiento personal.

Aunque muchas veces pueda verme tentada por la idea de  ganar a toda costa,  pensar en lo que quiero de forma egoísta  no puedo dejar de pensar que una parte de la clave del éxito esta en ayudar a todos sin preferencias, con acciones, palabras y pensamientos, con una palabra de aliento, una atención amable, una sonrisa de estímulo; si ayudamos nos ayudamos. Con sus palabras, actitudes y decisiones puedo inspirar a las personas de mi alrededor. Jesús es un gran ejemplo de liderazgo basado en esta consigna.

No voy a negar que me gusta el reconocimiento, ser visible ( quizás por eso mismo estoy escribiendo este blog), pero sé que el reconocimiento es un cuchillo de doble filo, si las cosas van mal la persona visible es la cabeza de turco, estas más expuesto a criticas o desacuerdos. Si un equipo de fútbol juega mal, el culpable es el entrenador. Un truco para sobrevivir es admitir los errores  pedir consejos y preocuparse menos por lo que piensan los demás.

Traiciones en el camino del éxitoSi actúo de forma coherente sin miedo, aunque otros me juzguen equivocadamente, o intenten clavarme el cuchillo de la traición; seguiré trabajando y confiando en mi, en mi capacidad para sacar adelante mis proyectos, creyendo en mi potencial, buscando ser mejor cada día de forma que estaré preparada para encontrar los medios que me acercarán a mis objetivos deseados, caminar hacia todo lo que quiero. Y es que con la voluntad de salir adelante, conseguiré superar mis obstáculos y alcanzar mis sueños. Trabajar con tenacidad y con serena seguridad, es la forma de caminar hacia el éxito, pero no un éxito efímero.No importa cuantas traiciones me encuentre por el camino, lo importante es levantarme y volver a andar.

Nuestro mayor mérito estará en cultivar las mejores virtudes y cada obstáculo que encontremos en la vida, será un motivo más para subir más alto; hemos venido a este mundo para triunfar no para fracasar. No podemos controlar los aspectos externos e impredecibles desde el comportamiento aleatorio de algunas personas hasta una crisis económica o política,  pero si podemos ser dueños de nuestras decisiones, de nuestro destino.

En estos días sigamos el ejemplo de Jesús, después de un gran éxito  encontró todos los obstáculos y dificultades posibles incluida la traición, hasta morir en la cruz, pero su éxito no fue efímero , su sacrificio tuvo la mayor recompensa alcanzar la gloria, superando todo, resucitando. Esta semana es invita a meditar y revisar nuestros verdaderos sueños.

Mi exito no será una estrella fugazSi quiero que el éxito no sea una estrella fugaz en mi vida tengo que estar alineada con los cambios y la velocidad de esos cambios en el entorno externo; además de no perder mi foco. No puedo olvidarme de las personas de mi alrededor gente correcta y  motivada, con quienes crear equipo ( esto incluye amigos, familia y por supuesto las personas del trabajo). Hay que estar dispuestos al cambio, si no cambias no vas a tener éxito. Como demostró Jesús, para consolidar un éxito y que este no se volatilice, se requiere un  liderazgo constante que inspire todos los días, motive cada día, desarrollando a otras personas y aprendiendo los unos de los otros, no hay atajos ni caminos cortos, como un atleta de élite hay que entrenar para acortar la distancia entre el querer y el poder.

“Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.” Filipenses 2:3-4

No hay nada gratis, invierte en tus sueños

No hay nada gratis, ni producto de la casualidad o la suerte. Al fin es fin de semana y puedo descansar, y por supuesto pensar, porque tengo la duda si mis sacrificios están alineados con mis verdaderos objetivos, mis actuales prioridades. Estoy convencida que el éxito, no es más que la suma de pequeños sacrificios repetidos día tras día. Un sacrificio en el sentido más estricto de la palabra, es la acción para complacer a un poder superior a cambio de su favor, que se hace por obligación, necesidad o altruismo. Sacrificio es la devoción a una causa que no puede hacerse a través de una simple promesa, sacrificar es renunciar a algo valioso o precioso, a menudo con la intención de lograr un propósito u objetivo de mayor valor. Una promesa, un juramento no exige nada a cambio, un sacrificio implica la perdida de algo. El éxito no llegará solo con la intención. El sacrificio es perder algo ahora, para obtener más adelante algo mucho mejor, es tomar las riendas de tu vida no dejar nada a la suerte, saber que existe un precio a pagar y tenemos que ser suficientemente responsables para medir si realmente ese sacrificio que nos corresponde hacer para alcanzar esa meta realmente vale la pena.

Exito tiempo y algunos sacrificiosDurante mi vida he realizado pequeños sacrificios para alcanzar algunas de mis metas. Como inmigrante he sacrificado tener cerca a mi familia y amigos en busca de sueños que a día de hoy son imposibles en mi país. Durante algunos años he sacrificado mi vida personal en beneficio de hacerme un hueco en el mundo profesional. Mis prioridades y metas durante mi vida han ido cambiando y justo por eso a día de hoy hay sacrificios que no estoy dispuesta a realizar y otros muchos que sí.

Considero que sacrificarse merece la pena, aunque existe muchas personas que hacen lo que sea para evitarlo, así que me surge la pregunta obvia ¿por qué la gente se resiste a hacer sacrificios?, ¿por qué no está dispuesta a renunciar al placer del momento, para lograr una mayor satisfacción futura? La verdad es que no tengo una respuesta clara, quizás sea el miedo al fracaso, a no ser capaz, así que mejor no arriesgar. O quizás porque escuchamos continuamente que al éxito se llega con felicidad, gozando del camino y haciendo lo que te gusta hacer, y todo llegará como por arte de magia  lo cual resulta mas fácil de creer. Pero la realidad es que no estamos exentos de hacer algunos sacrificios. 

Sacrificio sin sacrificar mi vidaHacer un sacrificio, no significa sacrificarme, sacrificar mi vida ( no me imagino subida en una piedra ceremonial, tipo altar y que me claven un puñal en el corazón) es decir, no voy a dar el resto de mi vida, de lo que tengo a día de hoy, mi salud, a cambio de una meta, porque a parte de ser agotador, posiblemente resulte la mayor causa de mi fracaso, porque al darlo todo no tengo de donde sacar la motivación. El sacrificio tiene que ser justo y relativo a aquello que quiero obtener, esta en mi determinar lo que considero justo o no, pero también recordar que sin esa dosis de sacrificio, será muy difícil conseguir todo lo que quiero. La motivación me ayudará a encontrar el camino y el sacrificio me ayudará a recorrerlo.

A veces la causa del fracaso no es mas que centrarse en el coste, el esfuerzo, lo que estoy perdiendo con el sacrificio y no solo en el beneficio, la meta, mi sueño. El sacrificio no puede ser de ningún modo una simple promesa, una tentativa, una aventura o algún tipo de juego simplemente movida por una emoción. Se requiere confianza y determinación, mucha motivación, incluso un acto de fe sin ninguna duda respecto al resultado final. Como ya he dicho en otras ocasiones, no hay imposibles, solo es cuestión de tiempo, aquí radica parte de la clave para alcanzar una meta, en no dejar que el tiempo genere ansiedad y merme mi motivación, alcanzar lo que quiero esta a la vuelta de la esquina y no debo tirar la toalla, solo hay que caminar un poquito más.

Exito en el sacrificio

El sacrificio es una inversión segura, es parte del precio para tener lo que quiero. Se puede llegar lejos, hacer cosas, si realmente lo deseo con todo el corazón. De entrada ya sé que el camino nunca es fácil. Las cosas hay que planearlas, trabajar duro, porque con esfuerzo y sacrificio los sueños se hacen realidad.

No hay ninguna causa que sea más importante que yo misma, sacrificaré para seguir el viaje hasta la última meta: el YO que puedo llegar a ser!

 

La perseverancia y el héroe que llevamos dentro

Desde hace días rondaba en mi cabeza escribir sobre la perseverancia, clave indiscutible para alcanzar lo que queremos. Pues hoy a pesar de lo resfriada que estoy y las pocas ganas que tengo de hacer cualquier cosa, hago acopio de mi voluntad para escribir sobre Heracles, más conocido como Hércules y del héroe que llevamos cada uno de nosotros dentro.

Hercules y la HidraHércules es el más grande de los héroes mitológicos griegos, es hijo de Zeus y Alcmena fruto de una de las tantas infidelidades de Zeus, semi-mortal. Como es de suponer, este hecho pone furiosa a Hera esposa de Zeus y acosará  a este hijo poniéndole diferentes obstáculos y trampas, incluso antes de nacer, cuando proclaman Rey a Euristeo, su primo adelantando su nacimiento una noche. Al principio es llamado Alcides “el fuerte” pero se convierte en Heracles “la gloria de Hera” a raíz de las pruebas que le impone la diosa. Los celos de Hera acompañan toda la vida de Hércules, lo vuelve loco y hace que mate a sus hijos y para expiar su falta se pone al servicio de su primo, de acuerdo al consejo del Oraculo de Delfos. Euristeo, Rey de Argos, le impone doce trabajos, que deberá efectuar  a lo largo de 12 años de servidumbre. Heracles ahoga al león de Nemea y se hace una armadura con su piel. Corta las numerosas cabezas de la hidra de Lerna. Atrapa vivo al jabalí de Erimanto. Persigue durante un año a la cierva de Artemisa por el monte Cerinia y la captura viva. Derriba a flechazos a las aves del lago Estinfalo que destrozaban cultivos y mataban a hombres. Limpia en un día los establos de Augias desviando el cause de los rios Alfeo y Peneo. Lleva a Grecia vivo el toro de Creta que echa fuego. Mata a Diomede, que alimenta a sus caballos con carne humana. Se apodera del cinturón que Ares ( dios de la guerra) ha dado a la amazona Hipolita. Captura en el Extremo Oriente el rebaño de bueyes de Gerión (Gigante antropomorfo de 3 cuerpos) y lo lleva a Grecia utilizando la copa de oro del Sol, encontrándose con numerosos enemigos entre ellos a el Rey de Pilos. Lleva al Hades (infierno) al can Cerbero (perro guardián de tres cabezas), que protege su entrada. Por último, trae las manzanas de oro del jardín de las Hesperides (huerto de Hera), donde engaño al gigante Atlas que sostenía la bóveda del cielo, derrotando además a Anteo, los pigmenos al dragón y de paso libera a Prometeo. Existen muchas más hazañas documentadas de Hércules  pero con esto estoy segura que podemos hacernos la idea que no lo tuvo nada fácil.

Las hazañas de Hércules superan todos los límites humanos, se dirige a todas partes incluido el infierno,  lucha y supera obstáculos imposibles, sus proesas lo convierten en un súper hombre, incluso un dios. Pero como es también un ser humano, sufre en combate, dos veces es convertido en esclavo. Heracles pudo elegir entre una vida de placeres propuesta por Afrodita o una de fatigas y miles de obstáculos pero que finalmente le concedería la inmortalidad, propuesto por Atenea. Finalmente al cumplir con éxito todos sus trabajos se corono con la gloria inmortal.

PerseveranciaLa perseverancia de Hércules le valió el éxito. La perseverancia significa tenacidad, concentración, dedicación, disciplina, constancia, esfuerzo, trabajo, fuerza de voluntad y mucha determinación; cualidades muy necesarias para superar los límites mentales, esos muros que a veces nosotros mismos construimos, porque cuando de alcanzar aquello que queremos, es necesario insistir, todo lo que sea necesario y nunca desistir por difícil que parezca.

Sin obstáculos, no existe el héroe. Despertar a nuestro héroe interior es mantener vivo el deseo de aquello que queremos, la voluntad firme de que podemos lograrlo y motivación para mantenernos enfocados en ese objetivo de forma que no nos rindamos ante los obstáculos y dificultades por imposibles que parezcan. Actuar como Hércules en nuestra vida es tener determinación, valentía mucha constancia y confianza en nosotros mismos, en nuestras posibilidades.

Dentro de mi existe un espíritu de victoria, una actitud heroica, que no depende de las circunstancias. Lo importante no son los obstáculos y dificultades que la vida nos ponga delante, sino cómo nosotros afrontamos esas dificultades y la perseverancia que pongamos para sortear los obstáculos  ese esfuerzo sostenido que no permitirá  que jamás fracasaremos en el empeño de conseguir lo que queremos.

Mi propia heroinaPara ser mi propia heroína  tengo que mantener alta la motivación y un profundo sentido del compromiso que no me impedirá abandonar las tareas que comienzo, hasta no haberlas completado al 100%. Hércules no dejo a media ninguno de sus trabajos o todo o nada. Puedo crecerme ante las dificultades, redoblando mis esfuerzos, mi determinación en que puedo conseguir lo que quiero. Si creemos en lo que hacemos y tenemos la paciencia necesaria para sortear los obstáculos que se nos presentan en el camino, si no perdemos de vista nuestras metas y objetivos, y a la vez luchamos contra el cansancio  o el desánimo, sentiremos en nuestros ser una incomparable satisfacción, cuando tengamos ante nosotros el fruto de nuestro esfuerzo. Por eso se dice que lo que más nos cuesta conseguir en la vida, es lo que realmente merece la pena, lo que más nos llena!

La vida no es fácil para ninguno de nosotros. ¿Pero qué hay con eso? Tenemos que tener perseverancia y, sobre todo, confianza en nosotros mismos. – Marie Curie

Y tu, ¿ya has despertado al Hércules que hay en ti?