Evitando que el éxito sea una estrella fugaz.

Ya estoy de vacaciones de Semana Santa, unos días libres no vienen nada mal, las pastelerías llenas de torrijas y huevos de pascua (mmmm rico), lo importante es que detrás de esto, es un periodo que deja muchas enseñanzas, muchos motivos de reflexión. La semana santa empieza con la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén el domingo de ramos  y poco después encuentra la muerte en la cruz, esto sin duda es digno de una buena reflexión. Sin animo de entrar en interpretaciones de carácter religioso, salta a la vista que el éxito tiene una cara oscura y peligrosa hoy estamos en la cima, pero mañana no sabemos donde estaremos. El comportamiento futuro del ser humano es totalmente impredecible y muchas veces quien te apoya hoy, quien te ha empujado, ayudado a llegar a la lo más alto, mañana será quien peor te critique, juzgue y te empuje para que caigas.

De la gloria a la muerteNo solo el comportamiento de los demás nos afecta, nosotros mismos podemos conducirnos a nuestra propia muerte (de forma simbólica por suerte no acabaremos realmente en clavados a una cruz, aunque sintamos muchas veces que cargamos con ella) , podemos ser autocomplacientes, lo que frena nuestra imaginación y pensamiento, nos volvemos rutinarios, adiós a la creatividad y la utilización de recursos que nos hizo conseguir éxito. Acostumbrarse a estar en lo más alto, a tener éxito requiere estar alerta siempre, porque si no tienes la necesidad de apelar al ingenio, consigues todo sin esfuerzo, te vuelves vago, es como dormir en los laureles de la gloria y de pronto cuando toque afrontar algo realmente importante, retador,  simplemente no lo afrontamos, perdiendo muchas oportunidades o al afrontarlo nos faltan recursos y terminamos cayendo de nuestra nube y estrellandonos.

Éxito estrella fugazPuede que para cada uno de nosotros, tener éxito signifique algo muy diferente, quizás el éxito no es mas que dar lo mejor de mi  en beneficio de otros, tiene mas que ver con ser feliz. Muchas veces pensamos en el éxito como alcanzar fama, dinero, o poder, un éxito que suele ser efímero, así que para mi el éxito esta en vivir con alegría, en poder reír y amar y tener el respeto de los demás en base a nuestro comportamiento. Cuando se confunde el éxito con las oportunidades que se logran en la vida, que en muchos casos no han sido ganadas por nuestros esfuerzos, trabajo y perseverancia, sino gracias a la influencia de otros, incluso con injusticia,no tendremos la verdadera satisfacción del éxito porque hemos bloqueado nuestro propio crecimiento personal.

Aunque muchas veces pueda verme tentada por la idea de  ganar a toda costa,  pensar en lo que quiero de forma egoísta  no puedo dejar de pensar que una parte de la clave del éxito esta en ayudar a todos sin preferencias, con acciones, palabras y pensamientos, con una palabra de aliento, una atención amable, una sonrisa de estímulo; si ayudamos nos ayudamos. Con sus palabras, actitudes y decisiones puedo inspirar a las personas de mi alrededor. Jesús es un gran ejemplo de liderazgo basado en esta consigna.

No voy a negar que me gusta el reconocimiento, ser visible ( quizás por eso mismo estoy escribiendo este blog), pero sé que el reconocimiento es un cuchillo de doble filo, si las cosas van mal la persona visible es la cabeza de turco, estas más expuesto a criticas o desacuerdos. Si un equipo de fútbol juega mal, el culpable es el entrenador. Un truco para sobrevivir es admitir los errores  pedir consejos y preocuparse menos por lo que piensan los demás.

Traiciones en el camino del éxitoSi actúo de forma coherente sin miedo, aunque otros me juzguen equivocadamente, o intenten clavarme el cuchillo de la traición; seguiré trabajando y confiando en mi, en mi capacidad para sacar adelante mis proyectos, creyendo en mi potencial, buscando ser mejor cada día de forma que estaré preparada para encontrar los medios que me acercarán a mis objetivos deseados, caminar hacia todo lo que quiero. Y es que con la voluntad de salir adelante, conseguiré superar mis obstáculos y alcanzar mis sueños. Trabajar con tenacidad y con serena seguridad, es la forma de caminar hacia el éxito, pero no un éxito efímero.No importa cuantas traiciones me encuentre por el camino, lo importante es levantarme y volver a andar.

Nuestro mayor mérito estará en cultivar las mejores virtudes y cada obstáculo que encontremos en la vida, será un motivo más para subir más alto; hemos venido a este mundo para triunfar no para fracasar. No podemos controlar los aspectos externos e impredecibles desde el comportamiento aleatorio de algunas personas hasta una crisis económica o política,  pero si podemos ser dueños de nuestras decisiones, de nuestro destino.

En estos días sigamos el ejemplo de Jesús, después de un gran éxito  encontró todos los obstáculos y dificultades posibles incluida la traición, hasta morir en la cruz, pero su éxito no fue efímero , su sacrificio tuvo la mayor recompensa alcanzar la gloria, superando todo, resucitando. Esta semana es invita a meditar y revisar nuestros verdaderos sueños.

Mi exito no será una estrella fugazSi quiero que el éxito no sea una estrella fugaz en mi vida tengo que estar alineada con los cambios y la velocidad de esos cambios en el entorno externo; además de no perder mi foco. No puedo olvidarme de las personas de mi alrededor gente correcta y  motivada, con quienes crear equipo ( esto incluye amigos, familia y por supuesto las personas del trabajo). Hay que estar dispuestos al cambio, si no cambias no vas a tener éxito. Como demostró Jesús, para consolidar un éxito y que este no se volatilice, se requiere un  liderazgo constante que inspire todos los días, motive cada día, desarrollando a otras personas y aprendiendo los unos de los otros, no hay atajos ni caminos cortos, como un atleta de élite hay que entrenar para acortar la distancia entre el querer y el poder.

“Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.” Filipenses 2:3-4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s