No hay nada gratis, invierte en tus sueños

No hay nada gratis, ni producto de la casualidad o la suerte. Al fin es fin de semana y puedo descansar, y por supuesto pensar, porque tengo la duda si mis sacrificios están alineados con mis verdaderos objetivos, mis actuales prioridades. Estoy convencida que el éxito, no es más que la suma de pequeños sacrificios repetidos día tras día. Un sacrificio en el sentido más estricto de la palabra, es la acción para complacer a un poder superior a cambio de su favor, que se hace por obligación, necesidad o altruismo. Sacrificio es la devoción a una causa que no puede hacerse a través de una simple promesa, sacrificar es renunciar a algo valioso o precioso, a menudo con la intención de lograr un propósito u objetivo de mayor valor. Una promesa, un juramento no exige nada a cambio, un sacrificio implica la perdida de algo. El éxito no llegará solo con la intención. El sacrificio es perder algo ahora, para obtener más adelante algo mucho mejor, es tomar las riendas de tu vida no dejar nada a la suerte, saber que existe un precio a pagar y tenemos que ser suficientemente responsables para medir si realmente ese sacrificio que nos corresponde hacer para alcanzar esa meta realmente vale la pena.

Exito tiempo y algunos sacrificiosDurante mi vida he realizado pequeños sacrificios para alcanzar algunas de mis metas. Como inmigrante he sacrificado tener cerca a mi familia y amigos en busca de sueños que a día de hoy son imposibles en mi país. Durante algunos años he sacrificado mi vida personal en beneficio de hacerme un hueco en el mundo profesional. Mis prioridades y metas durante mi vida han ido cambiando y justo por eso a día de hoy hay sacrificios que no estoy dispuesta a realizar y otros muchos que sí.

Considero que sacrificarse merece la pena, aunque existe muchas personas que hacen lo que sea para evitarlo, así que me surge la pregunta obvia ¿por qué la gente se resiste a hacer sacrificios?, ¿por qué no está dispuesta a renunciar al placer del momento, para lograr una mayor satisfacción futura? La verdad es que no tengo una respuesta clara, quizás sea el miedo al fracaso, a no ser capaz, así que mejor no arriesgar. O quizás porque escuchamos continuamente que al éxito se llega con felicidad, gozando del camino y haciendo lo que te gusta hacer, y todo llegará como por arte de magia  lo cual resulta mas fácil de creer. Pero la realidad es que no estamos exentos de hacer algunos sacrificios. 

Sacrificio sin sacrificar mi vidaHacer un sacrificio, no significa sacrificarme, sacrificar mi vida ( no me imagino subida en una piedra ceremonial, tipo altar y que me claven un puñal en el corazón) es decir, no voy a dar el resto de mi vida, de lo que tengo a día de hoy, mi salud, a cambio de una meta, porque a parte de ser agotador, posiblemente resulte la mayor causa de mi fracaso, porque al darlo todo no tengo de donde sacar la motivación. El sacrificio tiene que ser justo y relativo a aquello que quiero obtener, esta en mi determinar lo que considero justo o no, pero también recordar que sin esa dosis de sacrificio, será muy difícil conseguir todo lo que quiero. La motivación me ayudará a encontrar el camino y el sacrificio me ayudará a recorrerlo.

A veces la causa del fracaso no es mas que centrarse en el coste, el esfuerzo, lo que estoy perdiendo con el sacrificio y no solo en el beneficio, la meta, mi sueño. El sacrificio no puede ser de ningún modo una simple promesa, una tentativa, una aventura o algún tipo de juego simplemente movida por una emoción. Se requiere confianza y determinación, mucha motivación, incluso un acto de fe sin ninguna duda respecto al resultado final. Como ya he dicho en otras ocasiones, no hay imposibles, solo es cuestión de tiempo, aquí radica parte de la clave para alcanzar una meta, en no dejar que el tiempo genere ansiedad y merme mi motivación, alcanzar lo que quiero esta a la vuelta de la esquina y no debo tirar la toalla, solo hay que caminar un poquito más.

Exito en el sacrificio

El sacrificio es una inversión segura, es parte del precio para tener lo que quiero. Se puede llegar lejos, hacer cosas, si realmente lo deseo con todo el corazón. De entrada ya sé que el camino nunca es fácil. Las cosas hay que planearlas, trabajar duro, porque con esfuerzo y sacrificio los sueños se hacen realidad.

No hay ninguna causa que sea más importante que yo misma, sacrificaré para seguir el viaje hasta la última meta: el YO que puedo llegar a ser!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s