Una excusa para entrenar mi Voluntad

Hoy es día de hacer labores domesticas, poner lavadoras, recoger la casa, limpiar, planchar, organizar. Se que es importante hacerlo y sobre todo porque otro día no tendré el tiempo para ello, pero aún así no encuentro la motivación ni la fuerza para empezar, y me quedo mirando al vacío sin hacer nada en absoluto. A muchos nos pasa esto, aunque no sea con las tareas del hogar, puede ser al intentar estudiar algún tema aburrido, con algo del trabajo o incluso cuando suena el despertador y hay que salir de la cama.

Sin fuerza para empezarEn la mayoría de los casos y esto lo se por experiencia propia, lo difícil es arrancar, parece que tenemos por delante una escalera al infinito que nunca terminará. Pero resulta que a medida que empezamos esa desgana va desapareciendo, todo empieza a fluir y parece más fácil, peldaño a peldaño. Una vez en marcha, las ganas de seguir adelante surgen a menudo por sí solas, al ver que se avanza, el propio progreso es la motivación. Bueno en teoría parece bien fácil, pero ¿cómo se puede romper esa inercia inicial?, de hecho aquí estoy escribiendo este post en vez de pasar la aspiradora en el salón. Existe algo que conocemos aunque no siempre fortalecemos y es la aptitud de decidir y ordenar la propia conducta. La voluntad es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo.  Reconocemos la falta  de voluntad cada vez que retrasamos el inicio de alguna tarea ( la limpieza sigue esperándome)  le damos prioridad a aquellas que son más fáciles en lugar de las importantes y urgentes ( simplemente me gustan mas como escribir) o siempre que esperamos a tener el ánimo suficiente para actuar, aquí otro de mis problemas la intención de ir al gimnasio para hacer Yoga o Pilates, o retomar la danza y aún no muevo un dedo. La falta de voluntad tiene varios síntomas y difícilmente escapamos a la influencia de la pereza o la comodidad, dos verdaderos enemigos que constantemente obstruyen nuestro actuar y por tanto de tener todo lo que queremos.

Tengo entonces la solución, puedo romper el bloqueo inicial con fuerza de voluntad, pero y ¿ si no tengo suficiente?

La fuerza de voluntad requiere entrenamiento ( efectivamente como todo). En mis días de trabajo suelo tener una agenda, planifico lo que quiero hacer si o si ese día incluido el sapo mayor que debo comerme ( ver Enfrentandome a mi sapo), siempre hay tareas que se pueden flexibilizar y otras que no. Pues bien, me toca apuntar las tareas domesticas como esas que tengo que acabar si o si antes que termine el día. Para esto es necesario motivación, animarme recordando los motivos me gusta ver la casa ordenada, con olor a fresco, sentirla mi hogar y mi lugar de relax, así que si no me pongo a ello, esta semana será un completo caos!. Pues bien rota la primera barrera, esa inercia inicial, surgen otros problemas, las tentaciones, pequeñas o grandes, son las excusas para abandonar. Estas tentaciones las clasifico de dos tipos, las que entorpecen la productividad y las que te hacen abandonar del todo. Un recurso que me funciona es pensar que si termino lo que tengo pendiente, luego me podré relajar y disfrutar del resultado ( productividad) y por otra parte si la tentación es para dejar todo pues decir hoy no abandono, por ejemplo me invitan ahora al cine, pues hoy no voy, pero mañana o cualquier otro día se que podré ir y sin remordimientos ni consecuencias negativas. Vencer las tentaciones fortalece la voluntad.

Tareas domesticasLa voluntad se fortalece con las pequeñas cosas cotidianas de nuestra vida, normalmente en todo aquello que nos cuesta trabajo pero al mismo tiempo consideramos poco importante, en mi caso las tareas domesticas son un buen ejemplo. La voluntad puede ser comparada con un musculo de nuestro cuerpo, si la usamos poco, cada vez costara mover un poco más, se irá debilitado. Con cada situación que requiera esfuerzo, existe la oportunidad para fortalecer nuestra voluntad, sino como un músculo se entumece, y tendremos pereza, inconstancia  incluso falta de carácter e responsabilidad. En resumen: practicar, controlar el pensamiento (motivación), pequeños cambios y exigencias realistas, pedir ayuda ( que alguien me acompañe al gym ) controlar las tentaciones y si, solo un objetivo a la vez!!

Todos los días tengo muchas oportunidades para fortalecer mi voluntad y no hay mejor razón para ello que ser el motor para conseguir todo lo que quiero. En muchos casos la diferencia entre éxito y fracaso es solo la continuidad y la perseverancia; tener una voluntad capacitada para hacer grandes esfuerzos por períodos de tiempo más largos.

fuerza de voluntadA que estoy esperando, me levanto y con pequeñas acciones estará más cerca de alcanzar mis sueños!!

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad,la voluntad.” 

Albert Einstein

Anuncios

6 pensamientos en “Una excusa para entrenar mi Voluntad

  1. Me gustó tu post!! describes perfectamente la problemática que tenemos algunas personas para realizar nuestras labores y también para desarrollar nuestra voluntad.

    No había considerado pedir ayuda para algunas cosas, gracias por la idea.

    Saludos.

  2. Pingback: 5 acciones para salir de una encrucijada o callejón sin salida | Querer Todo

  3. Pingback: Atacando 4 razones por las que no puedo concentrarme | Querer Todo

  4. Pingback: Empieza algo nuevo: Septiembre | Querer Todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s