Enfrentándome a mi Sapo

Soy una de esas personas a las que no le alcanzan las horas del día para hacer todo lo que debería hacer o lo que es peor me gustaría hacer, y esto normalmente me genera estrés e insatisfacción. En estos días, en los que intento  tener tiempo para todo y sobre todo para descansar, he sido aun mas consciente de la importancia de gestionar de forma adecuada el tiempo para alcanzar lo que Quiero. En mi caso, y seguramente en el de mi equipo nos cuesta mucho enfrentarnos a nuestro SAPO y más aún si acumulamos muchos sapos, que sin duda se traducirá un tremendo estrés.

A primera hora SAPOHay un dicho que si lo primero que se hace cada mañana es tragarse un sapo vivo, el resto del día se tendrá la satisfacción de saber que lo peor que podía haber sucedido ya ha pasado. Este sapo es la tarea más dura y mas importante, la que seguramente nos dará  más satisfacción concluir. Y si tienes más de un sapo, pues trágate primero el más feo. Rebuscando en mis libros me reencontré con el libro de Brian Tracy que da unos sencillos consejos para poder resistirnos a empezar por la tarea más sencilla o lo que es mucho peor, quedarnos bloqueados mirando a nuestro sapo, así si tengo que comerme un sapo vivo, mas me vale hacerlo lo antes posible, mejor desayuno que cena y sin pensarlo 2 veces. También con otro clásico Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Covey, y con algunas de las ideas de estos libros intentaré poner un poco de coherencia a mis días, para ser capaz de alcanzar todo lo que quiero sin morir en el intento.

El tiempo por mucho que queramos no se puede multiplicar, así que el objetivo tiene que estar centrado en hacer más en menos tiempo. Si no tengo claro a donde quiero ir, avanzar me costará muchísimo más trabajo, así que con los objetivos claros podemos empezar a planificar. En teoría sabemos que es imprescindible planificar, en la práctica vamos improvisando nuestras tareas diarias, bajo la premisa ” y si surge un imprevisto” o pero aún, nos da miedo comprometer nuestro tiempo.

Planificando la semanaPor alguna parte hay que empezar y si tenemos que comernos al sapo mas feo y grande lo mejor es cortarlo trocito a trocito, es decir la tarea que no sabemos ni por donde empezar, trocearla que seguro nos impone un poco menos. Por esto mi propuesta es planificar la semana sobre papel, día a día ordenando objetivos y prioridades (evitemos confundir importante con urgente, que de la prisa solo queda el cansancio) y aplicando la regla del 80/20 porque en la mayoría de casos el 20% de mis tareas implica el 80% de los resultados. Los imprevistos también se planifican y tenemos que asignarles un % de nuestro tiempo.  A diferencia de los ladrones de tiempo, forman parte de la tarea y no se pueden posponer fácilmente. Generalmente sentimos cierto rechazo, pero pueden resultar una oportunidad para el cambio, para mejorar algo o demostrar la competencia. La mejor forma para tratar estos imprevistos es disponer de algún tiempo extra para afrontarlos dentro de nuestra planificación; así evitamos que nos amargue el día.

La planificación debe incluir horas libres al menos dos  al día para descansar y hacer lo que más nos guste (leer, hacer ejercicio, mirar una película, hablar con mi novio, etc) y no dejarlo de lado ni un sólo día. A veces lo más complicado es identificar las prioridades de las tareas, sin lugar a dudas la regla del sapo feo y mas gordo nos ayudará así como también aquella tarea que por no hacer tenga consecuencias más serias tanto positivas como negativas y no debemos saltarnos el orden por muy tentados que estemos de hacer algo más fácil. El tiempo no se puede multiplicar y no alcanza para todo, pero de seguro si tenemos tiempo para las cosas mas importantes así que hay que centrarse en ellas.

Además podemos optimizar nuestra planificación de acuerdo al tipo de “sapos” que tenga cada día. En mi caso se que durante el día no soy igual de productiva, después de comer necesito motivación adicional para seguir. Todo lo relacionado a lo profesional, laboral o académico, debe hacerse en los momentos de máxima productividad en mi caso soy más eficiente desde las 10 de la mañana a la 1 del mediodía, sin embargo, están los que comienzan a trabajar mejor después de las 3 de la tarde. Lo que tengo claro es que antes de las 9 no soy persona. 

Hay horas para todoMuchos días cometo el error de llevarme trabajo a casa, intentando multiplicar el tiempo ( ya basta de intentarlo no funciona!!). Cuando regresas del trabajo, lo mejor es tomar una hora para descansar, desconectar de todo, dejar las preocupaciones a un lado y leer un libro, tumbarme en el sofá, darme un baño de espuma  etc. Después de desconectar, ya puedo comenzar a pensar en la cena, en ordenar mi casa, en todo lo demás. Parece imposible ¿verdad?

Llevo 2 semanas intentado cumplir una planificación, sobre todo dejar de trabajar a las 8:00 pm;  pero aún no he sido capaz de formalizarla en papel y comprometerme al 100% con ella. Estaba claro que necesitaba motivación adicional y por eso he escrito sobre la necesidad de comerme mis sapos y sobre todo de a una hora decente desconectar. Tengo que aprender a postergar tareas sobre todo a diferenciar las de bajo valor, para ganar el tiempo que necesito para las cosas que realmente cuentan, mi tiempo vale oro así que tengo que controlar a los ladrones de tiempo que puedan desconcentrarme, es muy fácil perder el interés en comer un asqueroso sapo y gastar el tiempo en cualquier otra cosa. Decir No, no solo a los demás sino a mi misma, seguramente me dará un respiro temporal para adecuarme a lo que realmente quiero.

Como ultima idea recordar que el estrés no es una buena ayuda para encontrar soluciones innovadoras, ya que facilita los ciclos reactivos y las soluciones habituales, que muchas veces reproducen los mismos problemas. Si nos limitamos solamente a atender los urgentes y no somos capaces de tomar el tiempo necesario que necesitan los importantes ( sin prisas) entraremos en la dinámica de ir contra reloj, lo que resulta muy estresante.

No todo es trabajar en esta vida, y el mejor fármaco contra el estrés es una inteligente gestión de mi tiempo. Es imposible hacer cualquier cosa con dolor de cabeza. Tengo que gestionar adecuadamente que es lo que quiero y que recursos cuento para alcanzarlo y el tiempo es uno de los recursos más valiosos.

“El tiempo es lo que más deseamos tener, pero por desagracia, lo que peor aprovechamos”(William Penn)

Anuncios

4 pensamientos en “Enfrentándome a mi Sapo

  1. Pingback: Una excusa para entrenar mi Voluntad | Querer Todo

  2. Pingback: Una excusa para entrenar mi Voluntad » Yo Evoluciono

  3. Pingback: Atacando 4 razones por las que no puedo concentrarme | Querer Todo

  4. Pingback: NO a un Verano sin descanso | Querer Todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s