Descubriendo lo que quiero

Cuando comencé a escribir este blog, la idea de Familia fue la primera que entro en mi mente haciendo ruido frente a todo lo que tengo hasta hoy. Hoy quiero entrar más en este concepto, para así poder darle forma a esto que quiero.

La familia, como concepto no es lo que busco, esto me suena a institucional y frio, demasiado estereotipado. Y si no, nos encontramos con la familia moderna que se ha encogido y limitado a la pareja y como base de la sociedad ha perdido fuerza, y se presenta totalmente desestruturada. No me imagino a mi misma en esta situación, así como tampoco me imagino vestida de blanco disfrazada de princesa, caminando al altar, bueno quizás de gris de ArmaniCollezioni.

Pues bien, digamos que no van por allí los tiros de lo que quiero. Tengo a mi familia, lejos pero están, soy parte de una familia por suerte unida, amorosa y comunicativa, con sus problemas como todos, pero con la fortaleza de afrontarlos.

Familia Gutiérrez-Burgos

Definitivamente mi descubrimiento de hoy me lleva más cerca de la palabra HOGAR. Esta palabra que se usa para describir el lugar que le da a una persona o grupo de ellas la sensación de seguridad y calma.La palabra hogar proviene del lugar en el que se reunía, en el pasado, la familia a encender el fuego para calentarse y alimentarse. Hogar como el que mis yayos nos dieron.

Vivo en un piso que he ido convirtiendo en un hogar, ese lugar en el que me encanta estar, donde me siento feliz conmigo misma, donde me puedo relajar. Pero este hogar esta incompleto. Mi familia esta lejos como ya he comentado, así que lo que me falta es con quien compartir este hogar. Un hogar no lo hacen las paredes de este piso, ni la decoración, sino los que viven en él, los que dan vida al espacio, y ahora solo Luca (mi gatito) y yo le damos vida.

Un hogar se hace con emociones, vivencias, recuerdos, olores. Al decir la palabra hogar solemos pensar en alguno, y yo siempre regreso al que tuve en tiempo pasado, a la casa de la playa o a las reuniones familiares en torno a los yayos, a los primos sentados viendo las diapositivas de viajes, al sonido del piano, de la mandolina, hasta de la música hecha con una hoja de limón. Hace 14 años que no disfruto de la calidez de un hogar, por elección propia y por no tenerlo en el QUIERO.

Si que es cierto que durante años he sido conocida por organizar fiestas, reuniones, cenas en mi casa, a veces incluía gente poco conocida y otras solo con mis amigos mas cercanos; con lo que he querido ir llenando la ausencia del hogar.

Pero lLucaos años pasan y mis amigos han ido tomando caminos diferentes y repentinamente mi hogar se encuentra vacío. Después de esta Navidad y el disfrutar del amor de mi mama, mi casa estuvo llena de calor de hogar. Creo que ha sido este momento, el de llegar a casa y no tener con quien hablar, el momento de ver que solo Luca mi gatito me espera, me ha removido muchas cosas en mi interior.

La sociedad actual, del supuesto “bienestar” nos impulsa a sobrevalorar el comer fuera de casa, a probar platos exquisitos o la creatividad de un chef conocido, así como la comodidad de tener todo listo y servido, y esto sin mencionar los smartphones que han transformado los encuentros personales en un monologo con el whatsap/facebook/twitter pero alejados de los que físicamente tienes a tu lado. Viviendo hacia fuera, en lo exterior en el aparentar, en los demás en lo social. Parece que la intimidad es mala, aburrida y rutinaria, o simplemente da miedo mirar al propio ombligo.

Quiero un  hogar que sea un lugar lleno de intimidad y cariño, donde, al terminar el día pueda llegar y ser recibida incondicionalmente, un lugar para descansar del estrés y problemas de mi trabajo ( es lo que tiene el mundo de la consultoría) y poder desconectar. Quiero un hogar que sirva de luz, que me indique este es tu lugar y aquí están los que te quieren, aquí esta tu historia y los detalles que me hacen sonreír y dan valor a mi día a día, donde la felicidad de los demás se transforma en mi propia felicidad, donde suenen las notas de un piano y huela a flores frescas. También quiero un hogar con sus momentos de incertidumbre, complejidad e inestabilidad, que darán aun mas valor a los momentos de calma y felicidad.

Paz del Hogar

¿ por qué resulta tan difícil? Aún no tengo claro como conseguir esto, solo puedo decir en este momento con total seguridad, que he descubierto que quiero un HOGAR…

Anuncios

2 pensamientos en “Descubriendo lo que quiero

  1. Hay mucha gente pero pocas personas…hay muchas casas pero pocos hogares….totalmente cierto!!! hay mil y una formas de construir un hogar…tantas como tipos de personas existen…aunque creo que una buena forma es dejar que a tu casa solo entren personas..no gente, así siempre habrá buena energía. Otra cosa, es que diseñes el espacio para ti y quien quieras que forme parte de ese hogar..el resto que se acople como pueda (mucha gente piensa más en la habitación de invitados, en la mesa grande para cuando venga a comer, etc, etc). Más para otro día 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s